El desempeño de la economía y los bajos salarios minaron en el 2014 el avance del crédito de la banca comercial en México, ya que registró un crecimiento de enero a noviembre de 4.2%, por debajo de lo registrado en años anteriores, afirmó el economista en jefe de BBVA Bancomer, Carlos Serrano.

El especialista refirió que el crédito va relacionado al comportamiento de la actividad económica, la cual repuntará en el país en la medida que haya una expansión del mercado interno y un aumento del ingreso de las personas.

Explicó en conferencia de prensa que durante los primeros 11 meses del año pasado el crédito vigente otorgado por la banca comercial al sector privado mostró comportamientos mixtos, ya que en mayo alcanzó su punto más alto de crecimiento, con una tasa anual real de 5.6 por ciento.

Sin embargo, expuso que en el segundo semestre perdió impulso y mostró una tendencia de desaceleración, para promediar en los meses de enero a noviembre en 4.2%, menor al 6.9% registrado en el mismo periodo del 2013.

De acuerdo con Carlos Serrano, el crédito al consumo presentó un crecimiento de 3.0% en el primer semestre del año pasado, no obstante, para la segunda mitad mostró un decremento de 0.7 por ciento.

Para el economista en jefe de BBVA Bancomer, esta baja se debe al comportamiento de la actividad económica en México, a la situación del empleo y a los ingresos de las familias, factores que influyen de la demanda del crédito.

El indicador repuntará en la medida que haya una sólida expansión del mercado interno y un aumento del ingreso de los hogares, para lo que hay que trabajar en mejorar la educación y la competitividad del país, argumentó.

A pesar de ello, el especialista consideró que en el 2015 habrá una mayor expansión del crédito en el país, ya que esperan un mejor comportamiento de la economía mexicana a lo largo del año y lograr un crecimiento de 3.5 por ciento.

El estudio sobre la Situación de la Banca realizado por la institución financiera revela que el uso de las tarjetas de crédito ha sido uno de los principales impulsores del desarrollo del segmento de crédito al consumo.

De acuerdo con el análisis, en septiembre pasado el número de tarjetas de crédito vigentes registró un máximo histórico, sin embargo, el de micas utilizadas aún no recupera los niveles alcanzados en el 2008.

mac