El Banco de México, en conjunto con los institutos centrales de la Reserva Federal, puso en marcha un nuevo sistema para que los beneficiarios de las remesas familiares que se envían desde Estados Unidos puedan recibirlas sin necesidad de tener una cuenta bancaria.

También participan el Banco Rendimiento de Brasil y la Corporación Internacional de Microfinancieras (MFIC, por su sigla en inglés), para asegurar que este mecanismo favorezca a 11 países de América Latina.

Se trata de un método que permite enviar fondos desde una cuenta en una institución financiera de Estados Unidos, a receptores que pueden recogerlos en un banco o en una entidad no bancaria, previamente aprobada.

Al presentar el nuevo esquema, en Nueva York, el director de Sistemas Operativos y de Pagos del Banxico, Ricardo Medina Álvarez, afirmó que la alternativa será especialmente benéfica para las familias en México que tienen amigos y familiares en Estados Unidos.

Por su parte, el funcionario de la Oficina de Pagos Minoristas de la Reserva Federal de Atlanta, James McKee, dijo que el nuevo servicio responde a la demanda de instituciones financieras de Estados Unidos que captan ahorro y que les gustaría ofrecer una alternativa de bajo costo para enviar fondos internacionalmente.

Los bancos de la Fed indicaron que operan directamente con el Banco de México para ofrecer los servicios a usuarios en ese país.

Por su parte, el gobernador de Banxico, Agustín Carstens, dijo que es relevante porque las remesas representan un ingreso para un estrato de la población de bajos ingresos, y además es reflejo de que las cosas en Estados Unidos están mejorando, hay más empleo y eso también da mayores remesas.

Entrevistado durante la presentación del libro La Moneda, Independencia y Revolución, destacó que es esencial que los mecanismos de transmisión de remesas sigan mejorando ya que de esa manera la gente recibe más dinero en efectivo.

De acuerdo con el gobierno federal, Estados Unidos origina anualmente más de 110,000 millones de dólares en remesas.

De acuerdo con datos del Banco de México al cierre de abril, el promedio de cada envío de remesas es de 316.3 dólares.

Muestran recuperación

La noticia se da en momentos en que las remesas están mostrando una recuperación.

Recientemente el Banco de México reportó que en abril se mandaron 1,783 millones de dólares. Lo anterior significó un incremento de 0.22%, si se compara con el mismo mes del año pasado.

Analistas de BBVA comentaron al respecto que se trataba de una buena noticia ya que era la primera vez que se presentaba un aumento, luego de 17 meses consecutivos de caídas en términos anuales.

No obstante, de marzo a abril, las remesas bajaron 8.5 por ciento.

De igual manera, en los primeros cuatro meses del año, las remesas mostraron una reducción de 8.9%, al sumar un total de 6,603 millones de dólares. Es decir, todavía no se alcanzan a ver los montos que se tenían antes de la crisis. En abril del 2008, ascendían a 2,188 millones de dólares.

Estabilidad financiera

Por otro lado, Agustín Carstens afirmó que en este momento en México hay estabilidad financiera, con una inflación bajo control.

De hecho, resaltó que en los últimos años hemos tenido inflaciones históricamente bajas. (Con información de agencias)