El organismo encargado del control de las actividades bursátiles en Estados Unidos, la SEC, investiga un segundo producto complejo compuesto de derivados de créditos inmobiliarios de riesgo (CDO) vendido por el banco estadounidense Goldman Sachs antes de la crisis financiera, informó este jueves el Financial Times.

La SEC, que ya había presentado una demanda contra el banco de inversiones, al que acusó de haber engañado a sus clientes vendiéndoles uno de esos CDO, el Abacus, continúa con su investigación sobre estos productos.

La investigación del organismo no atañe únicamente a Goldman Sachs, sino también a otros bancos que comercializaron esos productos financieros, que contribuyeron ampliamente a provocar la crisis financiera.

Según el Financial Times, que cita fuentes próximas al caso, la SEC reúne desde hace varias semanas informaciones sobre otro producto de CDO, Hudson Mezzanine, que no estaba involucrado en la demanda precedente.

El diario agrega que el énfasis de la investigación de la SEC en Hudson Mezzanine no necesariamente supone una nueva demanda.

Goldman Sachs creó ese producto, que incluye títulos adosados al mercado inmobiliario provenientes de su propio balance, a fines del 2006, detalla el Financial Times.

Goldman apostó a la baja del valor de Hudson Mezzanine comprando productos de seguros contra una caída de ese CDO (collateral debt obligations), según el diario.

"Menos de 18 meses más tarde se derrumbaba el mercado inmobiliario, los títulos Hudson Mezzanine se degradaban a la categoría de bonos chatarra (junk bonds), implicando pérdidas para los inversores que los habían comprado mientras Goldman Sachs cobraba sus seguros", añade el diario.

Fuentes cercanas al caso admitieron que la SEC y Goldman Sachs mantenían conversaciones para negociar un eventual acuerdo amistoso y poner fin a la demanda de la SEC vinculada a Abacus.

RDS