Ante la normalización monetaria en Estados Unidos, que se mantendrá constante los próximos dos años, resulta difícil pensar que el dólar regrese a niveles menores de 17 pesos, anticipan estrategas de Moody’s Analytics, Finamex Casa de Bolsa y Monex.

También concuerdan en que la cotización quedará alrededor de los 18 pesos en el primer semestre del año.

De hecho, el analista técnico de la Casa de Bolsa de Monex, Juan Francisco Caudillo, estima que el tipo de cambio superaría la barrera de las 18 unidades en los primeros tres meses de este año.

Esto, resultado de la tendencia del precio de la mezcla mexicana, la tensión del mercado ante el próximo incremento de tasas de la Fed y por el patrón de consolidación alcista que ha presentado el dólar desde noviembre pasado.

El experto de Casa de Bolsa Monex estimó que el dólar se mantendrá en un rango de 17.90 a 18.30 pesos por dólar, entre enero y marzo.

Y se sostendrá hasta junio

En tanto, el director de Estrategias de Mercado de Finamex, Casa de Bolsa, Guillermo Aboumrad, considera que antes de que termine el primer semestre el dólar estará cotizando alrededor de los 18 pesos.

Para el estratega, la depreciación estará conducida por la caída del precio del petróleo. El tipo de cambio seguirá debilitándose en línea con los demás mercados emergentes, siguiendo los excesos de oferta en el mercado petrolero y la apreciación generalizada del dólar, principalmente .

No obstante, para Aboumrad, el segundo semestre será mejor, una vez que las variables financieras anticipen la estabilización de la oferta y la demanda del petróleo hacia el 2017.

Reformas no harán contrapeso

Desde Filadelfia, en EU, el director para América Latina de la consultoría Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, explica que pese a encontrarse sincronizados México y aquel país en el proceso de normalización de tasas, se mantendrá un diferencial que no facilitará a los bonos mexicanos mantener el atractivo.

Esto será desfavorable para la cotización del peso, lo que provocará que al menos en los próximos dos años existan muy pocas razones para pensar que el peso regresará a menores niveles .

De acuerdo con Coutiño, hay poca probabilidad de un repunte de lo que llama apagada euforia reformista , lo que también acota la esperanza de que los inversionistas mantengan sus posiciones en México.

Así que en este contexto, y ante la permanencia de precios deprimidos del petróleo, el regreso del peso mexicano se ve como un evento poco probable, al menos para el 2016 , finaliza.

[email protected]