Una decena de países de la Unión Europea (UE) y del Espacio Económico Europeo (Noruega e Islandia) activará o elevará el colchón de capital anticíclo antes de que termine el 2019, mientras que el Banco de España, aunque en su última actualización incluyó un aviso sobre el alza de riesgos, decidió mantenerlo en 0% por lo menos durante el segundo trimestre.

El colchón antíclico es una herramienta macroprudencial a disposición de los supervisores nacionales, surgida a raíz de la crisis financiera del 2008 que se combina con el resto de niveles de capital mínimo del proceso de revisión y evaluación supervisora.

Su objetivo es el de reforzar la solvencia de los bancos para poder absorber potenciales pérdidas crediticias que se produzcan en fases recesivas del ciclo, para, de esta manera, minimizar el impacto negativo de una contracción en el flujo de financiación bancaria a la economía en 'tiempos malos'.

La institución dirigida por Pablo Hernández de Cos decidió en su última actualización trimestral del pasado 28 de marzo mantenerlo en 0% debido a que los indicadores que alertan de la aparición de riesgo sistémico asociado al crecimiento excesivo del crédito amparaban, en estos momentos, su mantenimiento.

No obstante, apuntó a la necesidad de hacer un seguimiento "cuidadoso" de la evolución y de las proyecciones hacia futuro de los indicadores cuantitativos analizados. El Banco de España señaló que la estimación de la brecha entre crédito y Producto Interno Bruto (PIB) se sitúa en terreno "muy negativo" (-48.3 puntos porcentuales) y "muy por debajo" del nivel de 2 puntos porcentuales establecido como referencia para la posible activación del colchón.

En cambio, según los datos de la Junta Europea de Riesgo Sistémico (ESRB, por sus siglas en inglés) consultados, actualmente son ocho los países que tienen fijado un colchón anticíclico por encima del 0%, mientras que siete de ellos tienen previsto elevarlo antes de que termine el año y cuatro activarlo. Reino Unido, que lo sitúa en el 1% desde el pasado 28 de noviembre, no tiene previsto hacer cambios en el corto plazo.

Antes del verano

Francia ha comunicado ya al ESRB su intención de activar el colchón con el que solicita más capital a sus bancos. De este modo, el próximo 1 de julio pasará de 0 a 0.25%. Sin embargo, destaca el movimiento de Irlanda, que el próximo 5 de julio pasará de no precisar capital a sus bancos mediante esta herramienta, a requerirles 1 por ciento.

Bulgaria hará lo propio el próximo 1 de octubre, pero lo colocará en 05%, para después volver a elevarlo hasta 1% el 1 de abril del 2020. Luxemburgo es el cuarto país que activará este instrumento, aunque según el calendario llevará a cabo esta acción el 1 de enero del 2020. El colchón anticíclico para los bancos luxemburgueses pasará de 0 a 0.25 por ciento.

Las economías que ya lo tienen activado y que prevén elevarlo durante este año y el siguiente son: República Checa, Dinamarca, Islandia, Lituania, Noruega, Eslovaquia y Suecia.

Seis bancos españoles requieren más capital

El nivel de capital mínimo es la suma del Pilar 1 mínimo de 4.5% del total de activos ponderados por riesgo (APRs) --homogéneo para todas los bancos--; del requerimiento de Pilar 2 calculado de forma individualizada como resultado de los procesos de autoevaluación de la adecuación del capital interno (ICAAP) y de la liquidez interna (ILAAP); así como de la combinación del colchón de conservación de capital (2.5% en la UE), del colchón anticíclico (establecido a nivel nacional) y el mayor de los colchones de riesgos sistémicos.

Este último incluye medidas relacionadas con ser una entidad sistémica global (G-SIB; designado por el FSB), de otras entidades sistémicas (O-SII) y el colchón de riesgo sistémico (SRB), ambos sujetos a discrecionalidad nacional.

De este modo, dejando a un lado el colchón anticíclico, seis bancos españoles han visto como el Banco Central Europeo (BCE) les ha solicitado mayores requerimientos mínimos aplicables desde el pasado 1 de marzo, que se han elevado en un promedio de 17 puntos básicos, hasta un 9%.

El aumento de los requerimientos, que se ha producido en seis de los doce bancos españoles directamente supervisados por el BCE (Abanca, BBVA, Banco de Crédito Social Corporativo, Sabadell, Santander, Bankinter, BFA-Bankia, CaixaBank, Ibercaja, Kutxabank, Liberbank y Unicaja), procede de los mayores requerimientos por Pilar 2 y la activación de colchones contracíclicos en países donde están presentes los grupos.