El mayor banco de Alemania, Deutsche Bank, informó en Frankfurt que, con la reestructuración que lleva a cabo, en el futuro será uno de los bancos más importantes de Europa y permanecerá independiente, sin ser absorbido por otro instituto.

Durante la rueda de prensa en la que presentaron el balance de la institución durante el 2013, los dos presidentes del Deutsche Bank, Jürgen Fitschen y Anshu Jain, dijeron que uno de cada seis bancos en Europa y en Estados Unidos cerró o fue absorbido por otros institutos crediticios.

La ola de consolidación en el sector bancario internacional sigue teniendo lugar y el Deutsche Bank saldrá de ese proceso fortalecido en el 2015, como resultado de la fuerte plataforma que estamos construyendo , agregaron los ejecutivos.

La estrategia se llama 15+; el banco está en una reestructuración de su plataforma de negocios para fortalecerla. Para ello ha dedicado miles de millones de euros en el último año y medio.

La realización de esa reestructuración será prioritaria para el banco en el 2014, anunciaron sus dos presidentes. Al dar a conocer el balance del 2013, quedó de manifiesto que ese instituto crediticio obtuvo una ganancia de 1,500 millones de dólares, a pesar de que en el cuarto trimestre tuvo pérdidas.

Los directivos del banco informaron que para el 2014 se propone un aumento de 12% en los créditos del propio capital. En el 2013 éste fue de sólo 1.9 por ciento.

Analistas y observadores de los mercados esperaban, sin embargo, ganancias más elevadas por parte del Deutsche Bank.

Pleitos legales, sobre todo en Estados Unidos, y la debilidad en los resultados de la banca de inversión contribuyeron al déficit del cuarto trimestre y a los magros resultados generales del 2013.

Los dos altos ejecutivos anunciaron que uno de los objetivos en el 2014 será concluir de una vez con los pleitos legales que confronta el banco y de esa forma contribuir a mejorar su imagen.

Como parte de su proceso de reestructuración, el Deutsche Bank realiza recortes y ahorros por 4,500 millones de euros (6,137 millones de dólares).

Seguirá siendo el 2014 un año de desafíos para el Deutsche Bank, refirió Fitschen en rueda de prensa.