Deutsche Bank estudia un posible cambio de estrategia en Estados Unidos, donde intenta evitar una multa por hasta 14,000 millones de dólares, que le exige el Departamento de Justicia por la venta de bonos tóxicos ligados a hipotecas antes de la crisis financiera, dijeron dos fuentes cercanas al banco alemán.

Las fuentes comentaron que, aunque abandonar totalmente Estados Unidos, su mercado más importante, estaba probablemente fuera de debate, el gigante alemán podría considerar reducir sus actividades con el fin de centrarse más en las necesidades de los clientes corporativos alemanes en el extranjero.

El diario alemán Welt am Sonntag indicó previamente en el adelanto de una historia que un cambio en la estrategia de negocios podría ser parte de un acuerdo con el Departamento de Justicia, además de pagar una multa, y que la entidad renunciaría a su negocio de banca de inversión en Estados Unidos, pero las fuentes no confirmaron esto.

Un portavoz del Deutsche Bank declinó hacer comentarios sobre el informe.

El banco ha estado envuelto en una crisis tras conocerse la noticia de la multa del Departamento de Justicia el mes pasado.

Aunque está luchando contra la sanción, podría tener que recurrir a los inversionistas para obtener más dinero si la multa se impone en su totalidad.

La entidad está avanzando lentamente en medidas para reducir el personal y los gastos generales, y vender negocios no estratégicos, un plan que el presidente ejecutivo, John Cryan, anunció cuando asumió su puesto el año pasado.

En tanto, una fuente con conocimiento directo del tema reveló a Reuters en exclusiva que el jefe de Finanzas del Deutsche Bank indicó el mes pasado a representantes de los trabajadores que los recortes de empleo en el banco alemán pueden ser el doble de lo planeado, una decisión que podría eliminar otros 10,000 puestos de trabajo.