Tras tres años sin poder dar vuelta la compleja situación de Deutsche Bank, el director ejecutivo de la entidad, John Cyran, fue removido este lunes de su cargo y reemplazado por Christian Sewing, quien hasta ahora lideraba la división de retail de la entidad.

La salida de Cyran ocurre a dos años de que finalice su contrato y luego de que, durante sus tres años a la cabeza del mayor banco de inversión de Alemania, no cumpliera con las metas de reducción de costos ni frenara la caída en las acciones.

De acuerdo con fuentes consultadas por Financial Times, el presidente de la institución, Paul Achleitner, acumulaba frustración por el desempeño del ahora exCEO, particularmente por su aplicación incompleta de las estrategias de reducción de costos y lo que percibía como falta de liderazgo.

En un comunicado, Achleitner sostuvo que "tras un análisis amplio, llegamos a la conclusión de que necesitamos una nueva dinámica de ejecución en el liderazgo de nuestro banco.

También destacó la trayectoria de Sewing, quien se ha desempeñado por más de 25 años en la entidad. Resaltó que "ha probado ser un líder fuerte y disciplinado".

El ascenso de Sewing dejará a Gareth Ritchie como única cabeza de la rama de inversión y negocios corporativos de la entidad. Junto al hoy miembro del directorio, Karl von Rohr, se desempeñará como CEO adjunto.