Por situaciones de endeudamiento aisladas y cuantiosas como en Coahuila la deuda subnacional en México ha sido demonizada, aseguró Gerardo Salazar Viezca, director general de Banco Interacciones.

Durante la presentación del libro Deuda Subnacional; un análisis del caso mexicano, elaborado por la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), el directivo aseguró que por sí sola la deuda subnacional no es el problema, ya que ésta ha venido a solventar un problema estructural de ingresos estatales y presiones de gasto.

Destacó que la deuda subnacional representa 3% del Producto Interno Bruto, una relación moderada si se considera que en Estados Unidos y Brasil alcanza 18 y 12% de su PIB, respectivamente.

De manera paralela, destacó la seguridad y el atractivo del mercado de deuda en México, ya que la mayoría de los créditos son respaldados con participaciones federales: fuentes de pago que brindan certeza a los acreedores.

Salazar Viezca comentó que la falta de registros puntuales de la deuda contingente subnacional es un punto de alarma.

Según el análisis del Fundef, la deuda de corto plazo puede llegar a superar hasta 50% de la deuda registrada ante Hacienda y comentó que es fundamental la aprobación e instrumentación de las leyes de Deuda Estatal y Responsabilidad Financiera.