El Grupo Financiero Santander destinará 500 millones de pesos en los próximos tres años para apoyar la educación superior en México, en un entorno donde la tasa de desempleo abierta en este sector es todavía alta.

El presidente Ejecutivo de esta institución financiera, Marcos Martínez Gavica, precisó que la mayor parte de los recursos que se emplearán provienen de la entidad mexicana, ya que sólo los programas relacionados con el extranjero son financiados por su casa matriz española.

Entrevistado luego de la Sexta Entrega del Premio Santander a la Innovación Empresarial, detalló que Universia, la mayor red iberoamericana de colaboración universitaria, será quién determine en qué se invertirán los 500 millones de pesos.

No obstante, señaló, en años anteriores la mayor parte de se ha dirigido a las becas de movilidad nacional, seguido de la movilidad internacional, aulas y becas a los que hacen servicio social en medicina e ingeniería, agregó.

Comentó que estos 500 millones de pesos forman parte de un presupuesto de alrededor de 10,000 millones de pesos que Santander España tiene contemplados para el apoyo a la educación superior a nivel internacional.

Martínez Gavica dijo que el Plan de Apoyo a la Educación Superior Santander 2011 estará centrado en nueve acciones que beneficiarán a la comunidad universitaria en su conjunto, las cuales son el programa de formación en colaboración con destacadas universidad de Estados Unidos como Harvard, UCLA, Brown y Wharton, entre otras.

La entrega del Premio Santander al Mérito Docente que será a partir del 2012; el establecimiento del nuevo programa de Becas Iberoamérica con el que se beneficiará a 200 universitarios y jóvenes investigadores en México.

Así como la puesta en marcha del programa Ace Fellows que busca la formación y proyección de los futuros líderes de la educación superior en el país; los programas de becas en colaboración con la ANUIES y FIMPES para apoyar la investigación.

Además del programa de becas Marco Polo en alianza con el China Construction Bank, así como con el crédito educativo que tiene el banco mexicano.

"Todos estos apoyos significan un crecimiento de más de 60% en los apoyos que Santander ofrece a universidades y a la educación superior de nuestro país", destacó.

PERSISTEN PROBLEMAS EN EDUCACIÓN SUPERIOR

Por su parte, el subsecretario de Educación Superior de la secretaría de Educación Pública (SEP), Rodolfo Tuirán, señaló que los egresados de las instituciones de educación superior siguen enfrentando problemas estructurales de ocupación y subocupación.

Subrayó que los datos disponibles son verdaderamente contundentes, toda vez que las tasas de desempleo abiertas aún son elevadas entre los recién egresados, en promedio tres veces más alta que el promedio de los profesionistas en el mercado laboral.

Además, dijo, una proporción significativa enfrenta problemas de precarización del empleo, ya que al menos uno de cada cinco afronta esta circunstancia.

Así como el que hay una alta presencia de profesionistas en ocupaciones no profesionales, de ahí que el problema de la subocupación es bastante serio al grado tal que alrededor de 36% o poco más de 2.2 millones de los profesionistas en el mercado laboral trabajan en una ocupación no profesional.

Si no hubiera estudiado hubiera dado lo mismo y esto es un problema muy serio porque finalmente estamos desperdiciando un capital humano extraordinario en nuestro país", manifestó.

De ahí, señaló, estos son tres problemas fundamentales del mercado laboral que encaran y enfrentan los mexicanos, y a que a su vez contribuyen a generar desaliento y frustración entre los jóvenes.

Ello, añadió, aún cuando van ganando experiencia y capital social en el mercado laboral mejoran considerablemente sus oportunidades para acceder a empleos cada vez mejor remunerados.

El funcionario señaló que la aún débil vinculación entre las universidades y las empresas es una de las causas de los problemas de empleabilidad que enfrentan los jóvenes profesionistas en su transición al mercado laboral, por lo que hay que avanzar en este tema.

De hecho, de acuerdo a los estudios al respecto sólo 14 de cada 100 empresas tiene algún tipo de vinculo con instituciones de educación superior.

APR