El crecimiento y rentabilidad de las aseguradoras en México se verán afectados por la desaceleración económica, consignó Moody's en un reporte.

De acuerdo con la Perspectiva para El Sector Asegurador en América Latina para el 2020, el sector mantiene una perspectiva Estable, la cual es respaldada por ganancias, la fuerte liquidez y su capital. 

Sin embargo, el débil crecimiento que ha mostrado la economía mexicana en el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendrá un impacto en el negocio. 

Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el primer semestre del año, el Producto Interno Bruto (PIB) registró una expansión de apenas 0.3% en comparación con el mismo semestre del año pasado, con lo que varios especialistas señalaron que el país entró en un estancamiento económico.

La desaceleración económica ha hecho que diversas instituciones recorten su proyección de crecimiento para México este año. Hace algunos días, Moody’s revisó a la baja su estimación, de 0.5 a 0.2% para el cierre del año.

Para el siguiente año, la agencia espera que el país crezca 1.3%, dato menor a 1.5% que había previsto antes.

La menor actividad económica afectará, principalmente, al rubro de seguros enfocados en propiedad y daños, explicó Moody’s.

"Las aseguradoras mexicanas de propiedades y accidentes enfrentarán desafíos a medida que la desaceleración disminuya la demanda de seguros", aseveró la agencia calificadora. 

Añadió que la eliminación de los seguros para el gobierno, así como la desaceleración económica, redujeron el crecimiento de las primas; sin embargo, no especifica en cuánto fue la disminución.

A partir de este año, los trabajadores de gobierno ya no cuentan con las prestaciones de seguros de gastos médicos mayores, de vida, así como el seguro de separación individualizada, ello como una medida de austeridad de la nueva administración.

De acuerdo con los datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), la cancelación de estos seguros significó una pérdida de 4,000 millones de pesos en primas, lo cual se tradujo en un impacto de 0.8% en las primas del sector.

Al cierre del primer semestre del año, la industria aseguradora creció 6.8% anual, mientras que para el cierre del año esperan la expansión sea de 3.6 por ciento.

Menores ventas y robo

Respecto al rubro de automóviles, Moody’s explicó que se verá vulnerada por la volatilidad de la moneda mexicana frente al dólar, ello debido al costo de repuestos para vehículos los cuales, usualmente, son importados. 

Asimismo, refirió que la disminución de las ventas de automóviles nuevos —los cuales ya incluyen algún tipo de cobertura—, así como el aumento del robo a las unidades, son los dos grandes desafíos que debe enfrentar la industria mexicana.

En meses pasados, la AMIS informó que de enero a junio de este año se robaron 43,052 vehículos asegurados en el país, 6.8% menos que los 46,174 autos que se robaron en el mismo periodo del año pasado.

La disminución es la primera que se presenta desde el primer semestre del 2015, cuando el robo bajó 3.9 por ciento.