La dependencia del subsidio gubernamental por parte de la industria de la vivienda en México es un problema que se tiene que corregir de raíz, pues se ha detectado que a pesar de la importancia de ésta a la actividad económica, se depende en gran parte del apoyo gubernamental, cuando en otras industrias hay más riesgo por parte de la iniciativa privada, indicó Carlos Martínez, director general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

Durante la inauguración del Congreso Expo SIME, Martínez Velázquez hizo un llamado a la industria a corregir dicha dependencia del subsidio, pues mucho del fallo en el modelo de vivienda, fue que se planeó en años anteriores con base en los apoyos gubernamentales destinados principalmente en la colocación de vivienda social.

“Si una industria que… representa 6% del PIB, impacta en no sé cuántas ramas de la economía, o sea, tiene un gran impacto en la economía nacional, es un gran impacto en la generación de empleos, ¿por qué se dedica y pide, solicita un apoyo gubernamental?”, expresó Martínez Velázquez ante empresarios.

“En industrias competitivas se arriesga y los empresarios, los verdaderos empresarios ponen en riesgo, mucha parte de su capital…planean, con base en una demanda establecida y no con base en un subsidio gubernamental”, añadió.

En las pasadas administraciones gubernamentales, el apoyo gubernamental, vía subsidios para la vivienda, significó la dispersión de montos significativos, lo que ayudó a la industria a colocar vivienda principalmente con créditos del Infonavit, los cuales se acompañaban de dichos apoyos otorgados por la Comisión Nacional de Vivienda.

Tan sólo en la administración de Enrique Peña Nieto se dispersaron casi 50,000 millones de pesos, con los cuales se hicieron alrededor de 1 millón de acciones de vivienda, vía el programa de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales.

Sin embargo, en esta administración el enfoque de los subsidios cambió. El programa destinado a estos apoyos cambió este año, a Programa de Vivienda Social, y se le destinó una partida presupuestaria de más de 1,700 millones de pesos, es decir, una reducción en términos reales de 70% respecto a los casi 5,700 millones de pesos ejercidos para este esquema en el 2018.

Esto hizo que la industria, principalmente los desarrolladores, expresaran su temor ante este cambio radical en la política de subsidios para la vivienda del actual gobierno federal.

Soluciones creativas

Para Martínez Velázquez el subsidio gubernamental ha generado una distorsión en el mercado de la vivienda en el país, por lo que indicó que es necesaria corregirla de raíz.

“Obviamente el subsidio, cualquier apoyo gubernamental genera una distorsión en mercado y esta distorsión más que sustituirla, se tiene que corregir de raíz”, expresó el director de la hipotecaria del Estado, la cual es la más importante en el país y una de las más grandes de América Latina, con una colocación aproximada de 500,000 créditos al año.

Hace algunas semanas, el Infonavit planeaba presentar sus nuevos topes de crédito, principalmente para trabajadores de menos ingresos (que perciben alrededor de 7,000 pesos mensuales), con el fin de apoyar a este segmento laboral y a su vez, agilizar la colocación de vivienda social que se frenó por la falta de subsidios gubernamentales.

Sin embargo, el sector laboral del Infonavit condicionó dicha aprobación con el fin de que el Instituto garantizara la calidad de las viviendas, lo que implica que tanto estados y municipios tengan los planes necesarios para dotar de los servicios básicos a dichas edificaciones.

Martínez Velázquez agregó que más allá de verse al Infonavit desde la perspectiva financiera, tiene que pensarse en un instituto de seguridad social del Estado, el cual tiene acompañar al trabajador a lo largo de su vida laboral y apoyarlo para construir su patrimonio.

“Un patrimonio no significa necesariamente tener una casa hoy, sino tener mejor casa posible dada su trayectoria laboral y una casa que cumpla… con una serie de características que tienen que ver con la calidad, con la adecuación, con hacer la casa vivible”, apuntó el director del Infonavit.

Martínez Velázquez pidió a la iniciativa privada su ayuda para poder generar soluciones, y programas, habitacionales en beneficio de los trabajadores afiliados al instituto. 

abr