Futuras decisiones sobre tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos no deberían causar depreciaciones adicionales al debilitado peso mexicano, dijo este miércoles el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

El jefe de la entidad monetaria agregó que dependiendo de la evolución de las expectativas de inflación para México, el banco podría dejar de seguir paso a paso las decisiones de la Fed, como ha venido haciendo.

El peso mexicano cayó cerca de 22% después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre pasado pero se ha recuperado desde entonces.

Carstens dijo que el peso mexicano aún está subvaluado luego de la fuerte recuperación que tuvo en marzo, y que aún tiene espacio para apreciarse.

erp