De las 9.5 millones de personas de 65 años o más que hay en el país, alrededor de 2.5 millones (26%) no reciben ningún tipo de pensión; 61% son mujeres y 39% son hombres, expone la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Con datos de la Encuesta Nacional Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH) 2016, que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, se detalla que 4.7 millones (49%) de personas de la tercera edad reciben una pensión a través del programa social 65 y más u otro tipo de apoyo social que se dan en los estados y municipios del país.

De este total, se observa que las mujeres son las que más reciben este tipo de apoyo, pues del total representan 59%; mientras que los hombres representan 41 por ciento.

En tanto 2.9 millones (31%) de los adultos mayores perciben una pensión bajo el régimen de beneficio definido de los institutos de seguridad social como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ISSSTE, Fuerzas Armadas y Petróleos Mexicanos.

De este total, 60% son hombres y 40% mujeres, es decir, los hombres reciben más pensiones que las mujeres. “La cobertura pensionaria contributiva está claramente sesgada hacia los hombres, las personas de mayores ingresos, y de mayor nivel educativo, lo que sugiere es que las pensiones contributivas que hoy subsidia el país son claramente regresivas, es decir, exacerban la desigualdad del ingreso, en lugar de ser igualadoras ”.

FUENTE DE INGRESO

La Consar destaca que para 37% de la población adulta mayor, la pensión es su única fuente de ingresos; mientras que para 63% su pensión no es su única fuente de ingresos, ya que también recibe recursos por trabajo, rentas o transferencias de otros hogares.

Menciona que los adultos que se encuentran en situación vulnerable son los que más dependencia tienen sobre los recursos que reciben a través de programas sociales. Mientras que los adultos mayores que presentan una mejor condición económica, una de sus fuentes de ingresos es la pensión contributiva.

“La pensión contributiva promedio mensual asciende a 5,128 pesos para las mujeres y a 6,602 pesos para los hombres. Por su parte, la pensión no contributiva promedio mensual es de 611 pesos para las mujeres y 608 pesos para los hombres, cifra ligeramente superior a los 580 que otorga el programa 65 y más”, explica.

SIGUEN TRABAJANDO A LOS 65

De acuerdo con la ENIGH 2016, la Consar refiere que de las personas que reciben una pensión contributiva, 18% sigue trabajando; mientras que de los que no reciben una pensión, 44% sigue trabajando.

Además, las personas con pensión contributiva tienen principalmente afiliación médica a través del IMSS, mientras que los que cuentan con pensión no contributiva, gran parte pertenece al Seguro Popular.

Con la información del ENIGH, la Consar relacionó a las personas que reciben una pensión y tienen una vivienda; encontró que 66% de los mexicanos que tienen una pensión contributiva son propietarios de una vivienda; mientras que los que reciben una pensión no contributiva, 54% es dueño de su casa.

Señala el hecho de que las personas que reciben una pensión contributiva, 91% se encuentra en zonas urbanas y 9% en zonas rurales. Mientras que las personas que reciben una pensión no contributiva, 66% está en zonas urbanas y  34% en zonas rurales.

“La mayor parte de los beneficiarios de una pensión contributiva radica en zonas urbanas, lo que sugiere la importancia de ampliar a zonas rurales la cobertura de los programas pensionarios (...)  las pensiones contributivas se concentran en la zona norte-centro del país con poca presencia en el sur, las pensiones no contributivas están concentradas en el sur-sureste”.

La Consar advirtió una vez más la urgencia de discutir el sistema de pensiones para mejorar la calidad de las mismas y generar una mayor igualdad.