El Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) se puso en marcha desde el 2004. Con el paso de los años, esta herramienta es cada vez más utilizada y los montos cada vez más altos.

De acuerdo con las estadísticas del Banco de México (Banxico), que controla el SPEI, en el 2004, cuando inició operaciones, apenas se registraron 3,904 operaciones al mes, por un importe de 388,762 millones de pesos.

Ocho años después, al inicio del presente sexenio, sumaban ya 13 millones 16,926 operaciones al mes, por un monto superior a los 16.2 billones de pesos. Al cierre del 2017, las operaciones mensuales vía SPEI eran ya más de 48 millones por un monto de 23.6 billones de pesos.

En lo que va del 2018, ha habido una ligera baja, pues en marzo las operaciones eran, de acuerdo con el propio Banxico, 47 millones, por un monto de 23.5 billones de pesos.

El SPEI está catalogado como un sistema de pago de alto valor, debido al alto volumen de operaciones que se realizan. Permite al público en general realizar, en cuestión de segundos, pagos electrónicos, también llamadas transferencias electrónicas, a través de banca por Internet o de banca móvil.

Gran parte de los bancos que operan en el país utilizan el SPEI para realizar transferencias electrónicas, cobrando ciertas comisiones al usuario.

Aunque autoridades habían adelantado que era probable que toda la semana siguieran los retrasos en las transferencias electrónicas en los bancos con “incidencias”, ayer ya no hubo tantos reclamos en redes sociales, sobre todo hacia Banorte, que fue el más afectado y cuestionado desde el viernes pasado.

AVANCES EN EL SPID

En la Convención Bancaria del 2016, el Banxico anunció la puesta en marcha del Sistema de Pagos Interbancarios en Dólares (SPID), sistema similar al SPEI, pero aplicable para que empresas mexicanas realicen transferencias en la divisa estadounidense sin tanto trámite y reduciendo costos.

Este tipo de transferencias también ha venido creciendo.

En julio del 2017, se registraron 132,275 operaciones, por un monto de 11,309 millones de dólares; a marzo de este año, la cifra había ascendido a 172,945 operaciones por un monto de 19,778 millones de dólares.

“El SPID es un sistema de pagos que permite realizar transferencias electrónicas interbancarias denominadas en dólares entre cuentas de depósito a la vista en dólares en la República Mexicana, correspondientes a personas morales que tengan su domicilio en territorio nacional”, precisa el Banxico.

Añade: “el SPID surge de la importancia que han adquirido las transferencias denominadas en dólares en el país. Esto en parte es en consecuencia de la mayor integración de México en la economía global, ya que una fracción de las transacciones en varias cadenas de producción se denomina en dólares”.

El número de bancos que operan este sistema también ha venido al alza, actualmente son ya 28 entidades las que participan. Uno de los requisitos que pide el Banxico a las entidades que quieran formar parte de este esquema es que cumplan con requisitos estrictos en términos de seguridad informática, para prevenir que el sistema se vea afectado por eventos de ataques informáticos con fines disruptivos, fraudulentos o de robo de información. Hasta ahora, no se ha registrado ninguna incidencia en este sistema.