Los ingresos de las calificadoras se desplomaron desde antes de la crisis de Lehman Brothers, un fenómeno que estuvo ligado a la crisis hipotecaria de Estados Unidos y la calificación de activos estructurados, reconoce Alberto Jones, director en México de Moodys.

En conversación con El Economista, refiere que el resto de las calificaciones, es decir las corporativas, gobiernos regionales, locales e instituciones financieras, también sufrieron una importante disminución después de las calificaciones estructuradas.

Porque obviamente la parte medular de la crisis global ha sido de instituciones financieras, que dejaron de emitir al requerir apoyo de gobiernos y al salir adelante obviamente no estuvieron accesando al mercado con emisiones , añade.

El directivo relata que se puede distinguir en que regiones es donde más se sufrió este deterioro en el negocio, y por ende, los más afectados por la crisis internacional.

Los principales emisores estaban en Estados Unidos, en segundo lugar en Europa y en menor medida, muy menor en Asia , ubica.

El negocio hoy

Jones detalla que a partir del segundo trimestre del 2009 y a la fecha, una de las áreas analíticas más importantes para el negocio por sector, ha sido el de las calificaciones corporativas.

Especialmente los emisores de grado especulativo, dada la baja en tasas de interés a nivel mundial y en la medida que los inversionistas siguen buscando altos rendimientos comparados con bajas tasas de interés. Las emisiones especulativas han tenido un auge desde hace un año , refiere.

Y América Latina ha tenido un papel definitivo para el negocio de Moody´s Investor Service tras la crisis financiera mundial en este segmento.

A petición, responde que es resultado del desarrollo de este mercado y precisa que la tasa de crecimiento de estos ingresos en la región ha sido de 23% anual, entre el año 2005 y 2009.

Es una tasa de crecimiento elevada, que triplica la de Asia y Europa y habla de la necesidad de nuestras opiniones de riesgo de crédito en la región , refiere.

Sí, la declaración de bancarrota de Lehman Brothers motivó una declinación fuerte por no decir fortísima en las emisiones de deuda.

Las reformas

Según Jones, en la medida que las calificaciones sean globalmente consistentes, que cumplan con requisitos de integridad, metodología, transparencia, y calidad, que sean homogéneas globalmente, sería muy positivo para los mercados de capitales.

Al preguntarle su opinión sobre los cambios regulatorios que pretenden implementar en distintas regiones del mundo, responde:

Regulaciones homogéneas evitan consecuencias no intencionales de autoridades, ni calificadoras con confusiones por ejemplo, y en un país donde hay reglas de una forma y en otras, y los inversionistas son globales, tendrían que ser expertos en todas las regulaciones de cada país para que la operación sea similar , observa.

Los clientes

Al preguntarle sobre el impacto de la crisis en las exigencias del cliente, responde que sus análisis continúan jugando un papel vital en los mercados, entre los inversionistas, banqueros y emisores.

Se viven condiciones desafiantes en el entorno mundial, económico y crediticio desde hace 2 años, entonces con más razón vemos interés en conocer nuestras opiniones , refiere.

Explica que en Moody´s han respondido de manera muy proporcional a la preocupación del mercado de todos los cuestionamientos y áreas de preocupación de sectores público y privado, al emprender iniciativas que mejoren la credibilidad de nuestras calificaciones.

En Moodys hemos dado respuesta adecuada y hemos tomado con seriedad los cuestionamientos muy válidos en términos de fortalecer la credibilidad de nuestras calificaciones. Hemos avanzado en la independencia de nuestras calificaciones , opina.

Los cambios

A petición, el directivo detalla que los analistas de Moody´s no pueden recibir obsequios, no importa cuan pequeños sean.

Ni un llaverito ni una pelotita quita estrés no pueden recibirlo de un emisor calificado por ellos. Hay una separación y muralla china respecto del área de negocios y de áreas analíticas que nos ha costado instrumentar para dar certidumbre al mercado , expone.

Además, han trabajado en evitar que vayan de compras los emisores a las calificadoras, a ver quien les da la mejor nota. Y en Moody´s han tratado que haya medidas regulatorias que desincentiven las viejas prácticas en las que los inversionistas puedan saber calificaciones que cada agencia otorgó.

- ¿El emisor paga a la calificadora por el análisis o el inversionista?

-En Moodys tomamos decisiones independientemente de lo que opine o piense el emisor y lo hacemos público en automático a los emisores calificados e incluso en nuestros contratos dice que no hay nada que nos impida publicar nuestras opiniones inclusive tomando en cuenta las consecuencia que podría tener para un emisor.

Si algún emisor solicita retirar la calificación porque no quiere que el mercado sepa lo que hemos analizado, pues contractualmente no podemos negarnos, sin embargo al hacerlo, hacemos la publicación , finaliza.

ymorales@eleconomista.com.mx

RDS