Los nuevos créditos bancarios en China cayeron más de lo esperado en octubre, hasta su menor nivel en 22 meses, aunque es posible que el declive haya sido estacional y aún se espera que las autoridades monetarias inyecten más estímulos a la economía en los próximos meses.

Los reguladores chinos están intentando elevar los volúmenes de préstamos bancarios y reducir los costos de financiamiento a más de un año, especialmente para el caso de empresas más pequeñas y privadas que generan una parte significativa del crecimiento económico y de los empleos en el país asiático.

Pero la demanda doméstica sigue siendo débil a medida que la inversión y el consumo se desaceleran, mientras que la escalada de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China ha pesado sobre las exportaciones, lo que sugiere que se necesitan estímulos monetarios.

“Creemos que el banco central tendrá que relajar más su política monetaria, de manera agresiva, en los próximos meses para intentar revertir la tendencia del crecimiento del crédito y evitar que la actividad económica se enfríe abruptamente”, dijo Julian Evans-Pritchard de Capital Economics.

Los bancos chinos extendieron 661,300 millones de yuanes (94,550 millones de dólares) en nuevos créditos en su moneda local en octubre, un mínimo no visto desde diciembre del 2017, de acuerdo con datos publicados el lunes por el banco central y que indican una baja considerable respecto a septiembre.

Analistas encuestados por Reuters estimaban que los nuevos préstamos en moneda local caerían a 800,000 millones de yuanes el mes pasado, por debajo de los 1.69 billones de yuanes de septiembre.

Retira fondos en efectivo

El banco central también informó que retiró 73,400 millones de yuanes de fondos en efectivo del mercado en octubre.

El financiamiento social, que mide los fondos que individuos y empresas no financieras obtienen del sistema financiero, se ubicó en 618,900 millones de yuanes, 118,500 millones menos que en el mismo lapso del año pasado.

El total del nuevo financiamiento social de China alcanzó los 19.41 billones de yuanes en los primeros 10 meses del año, lo que representa un aumento anual de 3.21 billones, reportó el banco central.