La cartera crediticia en España de Santander, BBVA y CaixaBank alcanzó los 573,800 millones de euros en el 2012, 5.7% menos respecto del año anterior, según las cuentas presentadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El proceso de desaceleración en el país continúa estrangulando el crédito, que según los expertos podría comenzar a repuntar en el 2014.

El año en el que la banca española acometió un extraordinario saneamiento para limpiar sus balances del ladrillo, el crédito salió perjudicado. En el 2012, las tres principales entidades financieras nacionales redujeron su saldo crediticio en 35,146 millones de euros, según los balances presentados a la CNMV. Santander, BBVA y CaixaBank tenían en conjunto una cartera crediticia en España de 573,809 millones de euros frente a los 608,955 millones del 2011, lo que supone 5.7% menos, sin tener en cuenta el efecto de la integración de Banca Cívica en La Caixa.

El grupo Santander, cuyo beneficio cayó 59% en el 2012 hasta 2,205 millones de euros, cerró el ejercicio con un volumen de créditos en el mercado español de 206,000 millones, 5.9% menos que hace un año. La entidad que preside Emilio Botín, que cubrió sus riesgos inmobiliarios en el país con una dotación de casi 19,000 millones de euros, redujo 30% el crédito para finalidades inmobiliarias, hasta 16,000 millones.

El resto de segmentos, salvo el financiamiento al sector público, también sufrieron descensos, aunque inferiores. El crédito para hipotecas de los hogares bajó 6.7%, mientras que el destinado a las empresas sin finalidad inmobiliaria apenas cayó 0.9 por ciento.

BBVA, que ganó 44% menos el año pasado hasta 1,676 millones de euros por dotar a provisiones 4,400 millones de euros, rebajó el crédito a la clientela en España 4.3%, desde 209,543 millones del 2011 a 200,568 millones del 2012.

Por otra parte, la inversión crediticia de CaixaBank, sin considerar el impacto de la integración de Banca Cívica, ascendió a 167,241 millones en el 2012, 7.3% menos que en el ejercicio anterior. Si se incorporan los saldos de Banca Cívica, el crédito neto creció 17.2 por ciento.

Los expertos e incluso las propias entidades financieras atribuyen la contracción del crédito a dos factores clave: el proceso de desaceleración fruto de la coyuntura actual que atraviesa España y la reducción de la exposición al riesgo promotor.

La cuenta de resultados está marcada por el saneamiento crediticio, que sube de manera significativa para recoger el progresivo deterioro de las carteras inmobiliarias , indicó BBVA en su presentación de resultados.

Pese a que los bancos españoles son conscientes de que en el 2013 el crédito supone su gran reto, los analistas aún prevén caídas en los próximos meses, aunque más moderadas. El consenso espera una ligera reactivación en el 2014, de la mano de la recuperación del PIB, y siempre y cuando se mantenga el buen comienzo del 2013 en términos de financiamiento en los mercados mayoristas , afirmó Nuria Álvarez, de Renta 4.

Por el lado de la oferta se empieza a notar una mejoría, pero la demanda sigue débil, teniendo en cuenta la mora , dijo.

En alianza informativa con CincoDías.com