En mayo pasado la cartera de crédito de la banca comercial creció 3.9% y alcanzó un saldo de 5.3 billones de pesos, informó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En su reporte mensual, el organismo detalló que los créditos comerciales repuntaron en ese mes 4.0% con su comparación anual, con un saldo de 3.4 billones de pesos. Al interior, el destinado a empresas mostró un aumento de 6.6%; el de entidades financieras 3.8%; mientras que el financiamiento a entidades gubernamentales siguió con cifras negativas con un decrecimiento de 7.7 por ciento.

En tanto, el crédito al consumo mostró en mayo un crecimiento anual de apenas 1.9% con un saldo de 1.05 billones de pesos.

Dentro del portafolio de consumo, el de tarjetas de crédito aumentó apenas 0.6%; mientras que los créditos de nómina mostraron un aumento anual de 4.0%; y los personales un decremento de 3.4 por ciento.

Los créditos a la vivienda, en tanto, aumentaron en el quinto mes del año 6.1%, alcanzando un saldo de 855,000 millones de pesos.

Sin embargo, el Índice de Morosidad (IMOR) se mantiene en niveles bajos, con un 2.16% a mayo pasado, que es menor al 2.20% de mayo del 2018.

En cuanto a captación de recursos de la población, la CNBV reportó que en mayo creció 3.9% en su comparación anual, con un saldo de 5.85 billones de pesos. Los depósitos de exigibilidad inmediata decrecieron en el periodo 0.2%; mientras que los depósitos a plazo aumentaron 7.8%.

La comisión bancaria puntualizó que la utilidad de la banca, al cierre de mayo, alcanzó los 68,000 millones de pesos, un aumento de 1.8 por ciento.