El crédito hipotecario de la banca comercial fue uno de los que mostró mejor comportamiento el año pasado. De acuerdo con cifras de la Asociación de Bancos de México, a noviembre del 2014, el financiamiento vigente a la vivienda había crecido 12.3% anual. Al cierre de ese año la cartera del sector ascendía a casi 570,000 millones de pesos.

Sin embargo, la oferta de vivienda de la banca comercial, salvo algunos cofinanciamientos con organismos públicos de vivienda y programas de mejoramiento, se enfoca primordialmente en la adquisición de vivienda media y residencial.

De acuerdo con un estudio de BBVA Bancomer, el monto promedio del crédito hipotecario individual de la banca privada fue, a noviembre del 2014, de 1.2 millones de pesos. En contraparte, el promedio de los organismos públicos fue de 329,000 pesos.

Ello ha llevado a que algunos organismos públicos de vivienda exhorten a la banca comercial a penetrar más en otros sectores como es el de menores ingresos. Nos gustaría que empezaran a atender sectores de menores ingresos , mencionó hace unos días Paloma Silva, directora de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), durante el Magno Evento Hipotecario de Banorte 2015.

A ello, Isidoro Sánchez, director de crédito hipotecario de Banorte, respondió que a través del segundo crédito de esta institución, ya se alcanza a clientes que perciben cuatro salarios mínimos, además de que tienen la intención de atender a trabajadores estatales y municipales, cuyos ingresos rondan entre los 4.5 y cinco salarios mínimos.

Y si después encontramos fórmulas para menos de cuatro salarios mínimos, le vamos a entrar , afirmó el directivo.

También profundizar crédito puente

En el mismo evento, la titular de la Conavi llamó a los banqueros a que profundicen en el otorgamiento de créditos puente, es decir, para la construcción de vivienda.

En los dos últimos años, los principales bancos del país tuvieron pérdidas como consecuencia de que tres de las grandes constructoras de vivienda (GEO, URBI y Homex) entraron en problemas financieros que les impidieron realizar sus pagos.

Los bancos han asegurado que, pese a que hubo un menor crecimiento en este tipo de financiamientos, nunca se detuvo para otras vivienderas de menor tamaño.

Hoy, con GEO, URBI y Homex ya en concurso mercantil, Banorte ha anunciado que está listo para reactivar el crédito a estas constructoras y otras.

Isidoro Sánchez menciona que de los 35,000 millones de pesos que destinarán este año al sector vivienda, cerca de 10,000 millones serán para construcción, incluyendo a las empresas que en los años anteriores tuvieran problemas.

Hay una asignatura pendiente para financiar más construcción, vamos a movernos en función de que los desarrolladores, aunque pequeños, pongan capital, que sean proyectos de éxito comercial , destacó.

Más crédito con más empleo formal

Javier Guzmán, subgobernador del Banco de México, también participó en el evento de Banorte y comentó que el impacto potencial de un incremento del empleo formal en el sector de la vivienda es significativo.

Suponiendo que la tendencia de reducción en la tasa de informalidad laboral observada del 2012 al tercer trimestre del 2014 (el promedio anual pasó de 59.8 a 58.2%) se mantuviera durante los próximos dos años, además del crecimiento natural de hogares dentro del sector formal, estimado en 1.2 millones, se adicionarían alrededor de 500,000 hogares a este sector , puntualizó.

El subgobernador indicó que gracias a la estabilidad de precios de los últimos años, las tasas de interés de los créditos hipotecarios han disminuido como nunca antes, además de que son fijas y los plazos, mayores. En la actualidad, cerca de 90% de los financiamientos es a tasa fija y en pesos.

[email protected]