La cartera de crédito de los bancos en México podría crecer alrededor de 14% en el 2013, donde si bien la calidad de activos podría deteriorarse, no se espera que las pérdidas crediticias representen una carga para las instituciones en los próximos dos años, consideró la calificadora Standard and Poor’s (S&P).

Sin embargo, si se desarrolla una estrategia de crecimiento más agresiva, también podría dar lugar a que estos bancos incurran en mayores riesgos que podrían tener implicaciones potenciales en su calificación , aseguró la calificadora en un estudio.

La Asociación de Bancos de México (ABM) ha reiterado que si bien el sector seguirá manteniendo un crecimiento importante, los bancos seguirán con una estrategia conservadora con respecto al riesgo, ya que no buscan sobreendeudar al cliente.

No obstante, el crédito personal y de nómina aumentó al mes de noviembre del año pasado 50.6 y 25.65% anualizado, respectivamente.

En general, en América Latina, S&P percibe algunas señales de sobrecalentamiento potencial en los sistemas financieros de Brasil, Colombia, y Perú, los cuales se encuentran entre los de crecimiento más rápido en la región.

Los créditos bancarios en Chile, México y Panamá han aumentado en los últimos 30 meses en línea con el crecimiento del PIB. Los sistemas bancarios de los tres países han mantenido niveles adecuados para su desempeño financiero, capitalización y calidad de activos , estableció S&P.

Refirió que no espera cambios en las calificaciones de las subsidiarias latinoamericanas bancarias por un potencial deterioro en la calidad crediticia de sus matrices europeas, ya que éstas se encuentran financieramente sólidas y expuestas a menos riesgos en sus países, además de la relativa autonomía de la que gozan. S&P destacó que no se han observado cambios drásticos a las políticas de dividendos de las filiales latinoamericanas, los cuales se han mantenido razonablemente estables en los últimos años.

[email protected]