Luego de que en los primeros nueve meses del año la tendencia en ventas y financiamiento de vehículos ligeros fue a la baja, la calificadora Fitch Ratings consideró que esto fue producto de la incertidumbre en el entorno nacional, una mayor inflación, mayores tasas de interés, el incremento rezagado en el precio de los vehículos y los efectos recientes de los terremotos.

Durante su reporte del Panorama del Crédito Automotriz, la firma destacó que el crédito automotriz continúa dominado por las financieras cautivas, con 70% de los vehículos que se financian, mientras que la banca comercial tiene una participación de 25% y el resto es para compañías de autofinanciamiento.

“En los primeros nueve meses del 2017, la tendencia en ventas y financiamiento de vehículos ligeros fue a la baja (...) esto es producto de la incertidumbre persistente en el entorno nacional, una mayor inflación, el incremento rezagado en el precio de vehículos (que se contuvo en el 2016 por las armadoras de autos, a pesar de la depreciación del peso), tasas de interés mayores y los efectos recientes de los terremotos”, detalló la calificadora.

Durante los primeros nueve meses del año, la industria automotriz registró 1 millón 106,848 ventas de vehículos ligeros, es decir, una caída anual de 1.1%, según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores. “En México casi 69% de las ventas de vehículos nuevos son financiadas”, refirió Fitch Ratings.

La agencia consideró que a pesar de esta baja, la calidad de los activos de las empresas que otorgan este tipo de financiamientos está controlada, debido a las políticas “conservadoras” de otorgamiento de crédito que las financieras de marca y de la banca han mantenido posterior a la crisis del 2008.

Asimismo, la agencia consideró que la depreciación que ha tenido el peso frente al dólar de diciembre del 2015 a noviembre de este año, de casi 11%, todavía no se refleja en su totalidad en los precios de los automóviles importados; sin embargo, las financieras buscarán adaptar condiciones de plazo, comisiones y tasas con la finalidad de empujar el crecimiento de este tipo de crédito.

seguir RENEGOCIACIÓN DEL TLC

La firma consideró como un factor a monitorear para la evolución de este tipo de financiamiento la renegociación actual del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), debido a que la industria automotriz es uno de los segmentos relevantes en dicho acuerdo, por lo que una cancelación del mismo podría generar un impacto.

“El sector automotriz es uno de los segmentos relevantes en la renegociación del tratado y que podría ser impactado ante una cancelación del mismo, lo cual no es el escenario base de Fitch”, añadió la firma.

Asimismo, Fitch detalló que la estimación a la baja de tasas, la cual la agencia considera que para el 2018 será de 50 puntos base, podría beneficiar a las financieras activas en este financiamiento, pues en general éstas se encuentran fondeadas con recursos mayoristas. “Ello podría beneficiar la rentabilidad, ya que el alza en tasas no necesariamente fue trasladada al cliente en su totalidad”.