Aunque el crédito destinado a empresas, principalmente a grandes corporativos, sigue con baja demanda, el destinado a las familias ya ha registrado un dinamismo positivo en meses recientes, de acuerdo con BBVA México.

“El crédito a las familias ya presenta un dinamismo positivo”, afirmó Eduardo Osuna, vicepresidente y director general del banco.

En videoconferencia con motivo de la presentación de resultados de la institución para el segundo trimestre del 2021, destacó que ya se observan buenos números para la economía, lo que se refleja claramente en la evolución del crédito.

Mencionó que al cierre de junio del 2021, la cartera vigente de BBVA México alcanzó un saldo de 1.23 billones de pesos, que si bien representó una caída de 3.5% en su comparación con el mismo mes del 2020, también se trata de un crecimiento de 2.0% contra diciembre del año pasado.

Destacó el comportamiento en el portafolio destinado a las familias, el cual presentó un saldo de 547,000 millones de pesos al cierre del primer semestre del año, un crecimiento de 2.7% contra junio del 2020 y de 2.5% contra diciembre pasado.

“En crédito a las familias: tarjeta, consumo, auto e hipotecas, lo que estamos viendo es un crecimiento de 2.5% contra diciembre del 2020 y de 2.7% contra junio del año pasado”, enfatizó.

Detalló que en tarjetas de crédito, la facturación mostró un crecimiento de 15% en su comparación con los primeros seis meses del 2019 y de 31% con el mismo periodo del 2020; mientras que el número de tarjetas nuevas el alza fue de 18 y 60%, respectivamente.

eduardo.juarez@eleconomista.mx