La sofom Crédito Real está registrando fuertes avances en sus operaciones, lo que la convierte en una de las principales empresas financieras no bancarias en México en crédito al consumo, particularmente en el sector de créditos con descuento por nómina, de acuerdo con Standard and Poor’s.

La cartera de crédito vigente de la sofom al cierre del 2011 creció 49.7% anual, sumando 5,403 millones de pesos, lo que permitió que las utilidades se incrementaran 96.6% anual, al registrar 415 millones de pesos.

A través de un análisis, la calificadora espera que Crédito Real mantenga sus buenos niveles de rentabilidad y su calidad de activos, así como que su generación interna de capital fortalezca la capitalización.

Crédito Real otorga financiamiento a personas físicas de los segmentos medio y bajos de la población a través de tres principales líneas de negocio como lo son créditos personales con pago vía nómina, créditos grupales bajo la marca Crediequipos, y créditos para financiar la compra de bienes de consumo duradero a personas físicas en todo el país.

Bárbara Carreón, analista de S&P, consideró: El efectivo método de cobranza de la compañía y el hecho de que ésta comparta el riesgo con sus distribuidores en los créditos de nómina ha derivado en un bajo porcentaje de cartera vencida. Debido a que esperamos que los créditos de nómina sigan representando la mayor parte de la cartera de Crédito Real, no esperamos un deterioro de la calidad de activos en los próximos meses .

El índice de cartera vencida fue de 2% en comparación con 3.4% del mismo trimestre del año anterior, con un saldo de 109 millones de pesos a diciembre del 2011, contra 126 millones de pesos del mismo mes del 2010, esto es una disminución de 13.4 por ciento.

Para S&P, la estructura de fondeo de Crédito Real aún tiene una importante dependencia de deuda de mercado, lo que podría aumentar el riesgo de refinanciamiento durante periodos de estrés económico.

A marzo del 2012, el fondeo bancario representó 28% del total, lo que representa una mejora frente a 22% reportado en el 2010 y 13% en el 2009. Así, espera que la deuda de mercado de la compañía no represente más de 70% de su fondeo total, y que la deuda de mercado de corto plazo no exceda 35% del total de este tipo de deuda.

Carreón espera que la competencia en el sector de créditos de nómina se incremente debido a que los bancos estarán más activos en este segmento, al igual que otros competidores entren al mercado.

La competencia en el sector de descuento por nómina es alta, lo que, en nuestra opinión, podría presionar los márgenes de intereses en el futuro.

Esperamos que la compañía mantenga estándares de originación satisfactorios en medio del crecimiento de dos dígitos de su cartera en los próximos años , dijo la especialista.