Ante el constante crecimiento del crédito vía nómina en el país, empresas no bancarias líderes del sector crearon la Asociación Mexicana de Empresas de Nómina (AMEN), misma que busca poner orden en la materia, al aglutinar sólo a las que cumplan con las reglas que les establece la autoridad, pero que también tengan el compromiso de una mayor autorregulación y profesionalización a través de mejores prácticas.

En un inicio son sólo seis empresas (entre sofomes y sociedades anónimas) las que integran la asociación. Se trata de Consupago, Crediamigo, Credifiel, Crédito Maestro, Crédito Real y Kondinero; sin embargo, son éstas las que representan cerca de 90% de los créditos vía nómina otorgados por entidades no bancarias.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a junio de este año la banca comercial había otorgado 537,000 millones de pesos en créditos al consumo, de los cuales alrededor de 110,000 millones fueron créditos de nómina.

Pablo Escalante, consejero independiente de la AMEN, precisó que, por su parte, las entidades no bancarias dedicadas al financiamiento vía nómina, habían otorgado cerca de 13,700 millones de pesos de crédito, lo que representa apenas entre 10 y 12% del total otorgado por la banca comercial.

Esta asociación lo que está buscando es tener las mejores entidades, aquellas que cumplan con la norma, y que además estén dispuestas a ponerse normas adicionales y que les ayuden a profesionalizar el mecanismo del sector , dijo.

Descartó que lo que buscan sea una depuración del sector, sólo tratarán de mostrar a las empresas que están haciendo bien las cosas, y las que no estén cumpliendo, que la autoridad las trate como deba tratar .

Gustavo Martín del Campo, presidente de la AMEN, detalló que otros de los objetivos de la asociación son: establecer reglas claras en la industria, propiciar un ambiente que genere estabilidad para el sector, representar a las empresas más reconocidas (ya sea sofomes o sociedades anónimas) y obtener de las autoridades el debido reconocimiento.

Autoridades como la CNBV y la Condusef han advertido de un posible riesgo en el sobreendeudamiento que se está generando en los créditos vía nómina, pero Pablo Escalante consideró que no ve un peligro sistémico ahí, ya que al ser descuentos que se le hacen directamente al trabajador de su salario, la tasa de morosidad promedio es de menos de 3%. Si la cartera vencida se levanta, sí es momento de empezar a preocuparse .

El consejero independiente de la AMEN destacó que fijar las tasas de interés entre las entidades no bancarias que dan crédito de nómina, no será tarea de la asociación, pues éstas las fija, dijo, el mercado.