La emergencia sanitaria obliga a las entidades financieras a ser más ágiles en sus procesos y digitalizar gran parte de su operación, por lo que tanto las sociedades financieras de objeto múltiple como las empresas de tecnología financiera (fintech) se dicen tener las condiciones para afrontar el reto de ampliar la penetración del crédito en país, especialmente en pequeñas y medianas empresas (pymes).

Durante el panel Crédito a Empresas, dentro de la Semana Digital de la Asociación de Sofomes en México (Asofom), directivos de diversos intermediarios no bancarios, muchos de ellos ya con procesos fintech implementados en su operación, coincidieron en que, en el contexto de la pandemia, las pymes requieren de intermediarios financieros ágiles; sin embargo, no descartaron una reacción de la banca en ese sentido para mantener y ampliar su base de crédito.

“Estamos viviendo un mundo donde hay mucha incertidumbre, pero para nosotros hay una oportunidad en este momento. Hay muchos bancos que no están prestando a las pymes, lo mismo pasó en la crisis del 2008, 2009 y 2010...es justo en esas épocas cuando han crecido más las fintech y las sofomes”, apuntó David Poritz, director y cofundador de la empresa Credijusto.

Para José Luis Orozco, director general de Alpha Credit, aumentar la penetración del crédito privado como proporción del PIB, es el gran reto del sistema financiero, por lo que el contexto actual obliga a este tipo de intermediarios no bancarios a tener una participación más activa en temas de financiamiento.

“Hay oportunidad para todos en diferentes segmentos y diferentes mercados. Las sofomes con tecnología, tienen la ventaja de podernos mover mucho más rápido de lo que se pueden mover los bancos”, comentó el directivo de Alpha Credit en el panel moderado por el director editorial de El Economista, Luis Miguel González.

En su intervención, Filiberto Castro, vicepresidente de la fintech Konfío, indicó que para que un intermediario no bancario pueda tener mayor alcance, es necesario que desarrolle los canales de comunicación adecuados para demostrar que es un jugador más ágil e innovador que los jugadores tradicionales, como los bancos, y antes de que estos sean más disruptivos en materia tecnológica.

“Es un gran momento para que las sofomes salgan a buscar mercado. Si se tiene una buena distribución y experiencia que le pueden dar a una pyme hoy en día, será fundamental para que se queden con un buen pedazo del mercado”, detalló Castro.

Banca migra

Para Carlos Padilla, director de Negocio e Hipotecario en Banregio, estos meses de contingencia han sido de mucho aprendizaje para los bancos, pues algunos tuvieron que reforzar su parte tecnológica, ya que, por ejemplo, en la institución que representa, los apoyos o reestructuras que se dieron en la cartera hipotecaria, que vale cerca de 11,000 millones de pesos, se hicieron de forma digital.

“En la cartera hipotecaria 100% de los apoyos fueron digitales, los clientes se sirvieron solos. La cartera hipotecaria de Banregio vale casi 11,000 millones de pesos y que 11,000 millones de pesos se atiendan de forma digital es un aprendizaje extraordinario”, detalló Padillla.

El banquero añadió que si bien, los intermediarios no bancarios, como las fintech o sofomes, pueden ser más flexibles, los bancos pueden estar mejor posicionados ante el segmento pyme en materia de mejores condiciones y atención.

valores@eleconomista.mx