Para la sociedad cooperativa de ahorro y préstamo (socap) Caja Popular Mexicana (CPM), la alianza con la cadena Oxxo para que sus más de 2.6 millones de socios puedan hacer operaciones en las más de 17,000 sucursales de esta cadena es una estrategia para facilitarles servicios; sin embargo, para crecer, especialmente en zonas rurales, es necesario impulsar otro tipo de soluciones, como el Cobro Digital (CoDi) que opera el Banco de México (Banxico).

En entrevista, Alfonso García Moreno, director adjunto comercial de Caja Popular Mexicana, explicó que esta entidad ha comenzado la implementación de su estrategia de omnicanalidad, para ofrecer servicios a sus socios por diferentes canales, entre ellos aplicaciones móviles o las tiendas Oxxo, que se suman a la atención que brinda por medio de sus 473 sucursales distribuidas en 26 estados del país.

“En la medida que vamos avanzando con estos nuevos proyectos, nos vamos dando cuenta de que todavía existe en el mercado una gran cantidad de personas que está exigiendo servicios financieros con otro  nivel de flexibilidad y agilidad”, detalló García Moreno.

Hace algunos días, esta socap anunció su alianza con Oxxo. Para García Moreno, esta alianza permitirá facilitar el servicio a sus socios, pues podrán hacer depósitos a sus cuentas de ahorro y pagar créditos. “A través de Oxxo, queremos llegar a realizar 60,000 operaciones cada mes en los próximos seis meses”.

Pese a esto, el directivo reconoció que la atención de corresponsales con Oxxo se concentraría en las grandes ciudades. Según el más reciente Panorama de Inclusión Financiera, de los 44,809 corresponsales de instituciones financieras que había al cierre del 2018, sólo 14% se ubicó en municipios de menos de 50,000 habitantes.

En este contexto, García Moreno indicó que, para crecer, ya se analizan otras opciones, además de los corresponsales, como la implementación del CoDi, que en la actualidad está en una fase de pruebas, pero que en un futuro podría servir para que la socap dé atención digital en pequeñas comunidades, especialmente las rurales o semiurbanas.

“(El CoDi) es un esquema que se podría utilizar con tiendas o changarritos, para operaciones que no necesitan una cadena tan grande como Oxxo para realizarlas (...) Lo estamos analizando, porque consideramos que eso será necesario sobre todo en esas poblaciones más semiurbanas o rurales, sería una buena solución (para crecer)”, comentó García Moreno.

El CoDi es una plataforma de pagos operada por el Banxico que permite la realización de operaciones instantáneas de compraventa de bienes o pagos de servicios por medio de un teléfono celular y apoyada con la tecnología QR.

Digitalización  hacia el 2022

Para Caja Popular Mexicana, el tema de la digitalización ya es primordial en su operación. En septiembre próximo, lanzará su aplicación móvil y su servicio en línea, donde inicialmente sus socios podrán verificar saldos, hacer transferencias entre sus propias cuentas, realizar pagos de préstamos, entre otros servicios y posteriormente, transferir fondos de otras instituciones financieras.

De acuerdo con García Moreno, 70% de sus 2.6 millones de socios ya demanda contar con un canal digital para realizar sus operaciones. “No nos podemos cerrar a estas necesidades de nuestros socios”.

En este contexto, la socap prevé que para el 2022 pueda aterrizar totalmente su estrategia digital, con el fin de que, por ejemplo, sus socios puedan solicitar un crédito vía la aplicación móvil y cierre la operación en uno de sus cajeros automáticos, con el retiro del monto aprobado.

Para el 2022, la socap prevé contar con una membresía de 3.8 millones de personas, por lo que ha aprobado una inversión de 80 millones de pesos para modernizar su infraestructura y aterrizar estos proyectos.