La cúpula de BBVA permanece bajo la lupa de los organismos supervisores y judiciales. Por un lado, la Fiscalía Anticorrupción podría pedir la imputación de BBVA como persona jurídica, además del consejo del banco que permaneció en dicho órgano hasta el 2017, el último año en el que Cenyt tenía contrato con BBVA.

Se investiga la relación entre el excomisario José Manuel Villarejo y el expresidente de BBVA, Francisco González, por blanqueo de capitales y sobornos. Villarejo está implicado en el caso Tándem, en el que aparecen servicios prestados a través de la empresa Cenyt, vinculada a él, y durante la presidencia de Francisco González.

Según la información que publica Expansión, las imputaciones alcanzarían hasta el actual presidente del banco, Carlos Torres, que en ese momento ejercía como consejero delegado. Cabe recordar que de los quince consejeros actuales, sólo cuatro no pertenecían al consejo antes de la finalización del contrato entre la empresa del excomisario y BBVA.

En ese caso, tal y como ha publicado Expansión en diversas ocasiones, el Banco Central Europeo (BCE) podría tomar medidas. Entre ellas se encuentra la posible petición de cambios en el equipo de gobierno, tanto si se imputa a las personas que se encuentran en él, como si se pone bajo la lupa al propio BBVA como entidad jurídica.

El retraso en la investigación interna que llevaba a cabo BBVA ha precipitado la investigación judicial. Los distintos dirigentes que han sido llamados a declarar, no obstante, se han reservado su derecho a no hacerlo. Por ello, la posible actuación del BCE sobre el banco que preside Torres se dilataría hasta que el juez llame a capítulo (para pedir explicaciones) a los mandatarios del BBVA.

De haber imputaciones tanto de alguno de los consejeros como del BBVA como persona jurídica, el Banco de España podría intervenir, obligado por el BCE y forzar cambios en la cúpula de la entidad. (Con información de Expansión)