EL 25 de abril pasado, fue el último día de Luis Morales Robles como presidente del Consejo Mexicano de Uniones de Crédito (ConUnión), quien consideró que algunos de los grandes retos del sector son: incursionar en un ambiente de integral de riesgos regulado, mejorar las observaciones de la autoridad reguladora en control interno y en el proceso crediticio.

“En materia de ciberseguridad es necesario que se atienda a la brevedad, para una mayor protección de la información, el cumplimiento de los cinco Principios para el Fortalecimiento de la Ciberseguridad para la Estabilidad del Sistema Financiero Mexicano, además de entender muy bien la Ley Fintech (...) se vislumbran oportunidades de tecnología que hay que aprovechar en beneficio del crecimiento de los portafolios crediticios de las Uniones de Crédito (UC)”, dijo Morales.

Banca de desarrollo y múltiple

Explicó que la banca de desarrollo tuvo un papel protagónico durante su gestión, destacó a la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal, y Pesquero (FND), el FIRA y la Sociedad Hipotecaria Federal, que aunque con pocas uniones, apoyaron el fondeo del sector.

“FND y FIRA ofrecieron una serie de apoyos: esquemas de primeras pérdidas, de garantías, de capacitación técnica, de cursos en línea, de profesionalización en la administración de riesgos, de aspectos de mejora al gobierno corporativo de las entidades. No es solamente fondeo, el acompañamiento, la asesoría”.

En los últimos tres años, ConUnión impulsó la vinculación con la banca comercial, ya que se consideraban competencia y ahora se entiende como un complemento perfecto, donde el banco puede llegar a zonas donde no participa vía las UC. “Scotiabank, Santander, HSBC, Interacciones, BX+, Multivalores, Banco del Bajío, Banregio y Banca Mifel son los que han colaborado en el fondeo de las UC”, mencionó.

Reforma financiera

“En esta gestión, crecimos más la cartera y de mejor calidad los activos del sector. Sostengo que en alguna medida, la reforma financiera tuvo un impacto positivo también en las UC en cuanto a prestar más y más barato; no obstante, el crecimiento de las tasas de interés y la volatilidad que genera el ámbito político nacional e internacional”.

Concluyó que al cierre del 2017, la cartera se colocó en 49,854 millones de pesos, con un crecimiento anualizado de 14.6%, una cifra récord para el sector.