Banco Compartamos, Deutsche Bank y UBS Bank registraron resultados no satisfactorios en la evaluación de desempeño que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) le aplicó a 48 bancos que estaban en operación en México durante el 2017.

También tuvieron resultados no satisfactorios en dicha evaluación Banco Forjadores y Bankaool, aunque estos, al tener en el 2017 menos de cinco años de operación, la evaluación fue sólo para efectos indicativos y de seguimiento.

Cabe mencionar que en el 2017 (año de la evaluación), tanto Deutsche Bank México como UBS Bank México ya habían anunciado sus intenciones de salir del mercado local. Del primero sigue el proceso con el ahora Accendo Banco (antes Investa) y del segundo ya se concretó la venta del negocio bancario a Afirme hace apenas unas semanas.

Los bancos que, derivado de esta evaluación de desempeño, hayan obtenido un resultado no satisfactorio, deberán presentar a la Secretaría de Hacienda, para su aprobación, un plan para subsanar deficiencias dentro de un plazo de 45 días hábiles a partir de la publicación de la resolución final.

Ésta es la tercera evaluación de desempeño de la banca que realiza la autoridad al sector, ello, derivado de la reforma financiera promulgada a principios del 2014. En la primera (del 2015) Dondé Banco fue el únicoq ue tuvo resultados no satisfactorios; un año después (2016) fueron también Deutsche y UBS, además de InvestaBank. Las resoluciones se dan a conocer, por parte de Hacienda, a finales de julio del año posterior al ejercicio.

La evaluación realizada por Hacienda tiene como objetivo verificar que las instituciones bancarias contribuyan efectivamente a fomentar el desarrollo de las fuerzas productivas del país y el crecimiento de la economía nacional, es decir, que sus actividades se orienten al cumplimiento de su objeto social, de acuerdo con lo establecido en la ley. Uno de los objetivos centrales de la reforma financiera del 2014 era que hubiera más crédito y más barato.

Qué considera la evaluación

En este sentido, la dependencia realiza la evaluación de desempeño de forma anual a partir de dos factores: un índice de evaluación de bancos que toma en cuenta indicadores financieros para realizar un análisis cuantitativo; y un cuestionario estratégico para evaluar cualitativamente el nivel de cumplimiento de las instituciones respecto a su objeto social.

Algunos de los puntos que toma en cuenta la evaluación son: cartera, morosidad, captación, sucursales, productos y calidad de los servicios, así como qué tanto contribuye al desarrollo de las fuerzas productivas del país, el fomento del ahorro, la descentralización del sistema y la canalización de recursos a una cobertura regional, entre otros.

Para el ejercicio del 2017 se evaluó a los 48 bancos que operaban en el país, aunque la efectuada a nueve entidades que para ese año tenían menos de cinco años de operación, sólo se aplicó con fines indicativos y de seguimiento. “Una institución en esta misma situación, Banco Inmobiliario, solicitó de manera voluntaria ser objeto de la evaluación”, detalló la dependencia.

Compartamos y la inclusión

Respecto al resultado de esta evaluación de desempeño, Patricio Díez, director general de Compartamos Banco, especializado en microfinanzas, recordó que el 2017 fue un año de retos para la institución, pues su crecimiento no reflejó el ritmo de otros años. No obstante, aseguró que su compromiso con la inclusión financiera sigue.

“El año pasado hicimos un gran esfuerzo para acercar infraestructura bancaria y transaccional a nuestros clientes con la apertura de decenas de sucursales. Al mismo tiempo, trabajamos para triplicar nuestras cuentas de ahorro, lo que refleja nuestro compromiso con el segmento, y nos permitirá contar con los elementos para retomar el crecimiento y ofrecer un mejor servicio a nuestros clientes”, refirió Díez a El Economista.