Tener deudas no es malo, el problema surge cuando éstas se dejan de pagar, lo que puede afectar severamente nuestro patrimonio.

Si cae en una situación de impago, lo mejor es llegar a un acuerdo durante los primeros meses de mora para que, una vez superada la crisis financiera, pueda ser sujeto de crédito nuevamente, aseguró Marco Torres, gerente de Operaciones de la plataforma inmobiliaria Homie.

Detalló que los usuarios que pasan por una crisis de este tipo tienen dos opciones: negociar directamente con el banco, o bien acudir a una reparadora de crédito, aunque la Condusef señala que esto último no es lo más recomendable.

En caso de se acerque directamente con la institución financiera para reestructurar su deuda, lo que el banco le ofrecerá es pagar una cantidad mínima durante cierto plazo, por lo que lo importante es que nunca incumpla esos pagos, porque en el momento en que deja de pagar se cancela el convenio establecido.

Aseguró que, tras caer en una situación de este tipo, recuperarse financieramente y volver a ser sujeto de crédito será complicado, debido a que el score crediticio del afectado comienza a bajar. Sin embargo, no es imposible lograr que los bancos vuelvan a ofrecerle u otorgarle un préstamo.

“Una vez que afecta su Buró de Crédito, no solamente se encuentra con una mala calificación, sino que también se cierra la puerta con diferentes instituciones y oportunidades de distintos tipos de crédito”, señaló.

Recupere la confianza de los otorgantes de crédito

El gerente comentó que, entre las acciones que puede hacer para incorporarse al sistema financiero y volver a ser sujeto de crédito, puede acercarse a instituciones no bancarias como tiendas departamentales o planes de telefonía móvil para abonar puntos a su historial crediticio.

Señaló que mientras se pague de manera continua este tipo de préstamos, poco a poco se renovará el score crediticio del usuario.

“Será muy positivo que, en lo que logra una reincorporación ante los otorgantes de crédito, comience otro tipo de productos con otros créditos no bancarios u otras opciones que reporten a círculo o Buró de Crédito”, aseguró.

Explicó que una vez que el cliente pague 100% de su deuda el banco habilitará su línea de crédito de manera limitada y con una tasa de interés un poco más alta, debido a que hay un mayor riesgo al ser un cliente que se acaba de poner al corriente.

“Se le abriría una línea de crédito mucho más limitada y podría ir desde 1,500 hasta 5,000 pesos. Conforme vaya pagando, el monto irá creciendo”, señaló.

Torres recordó que, tras liquidar sus deudas, existirá una nota negativa en su historial crediticio, que no desaparecerá hasta después de seis años que termine de pagar.

[email protected]