La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) reveló que los bancos tienen registradas 5,310 comisiones, aunque aclaró que no todas se aplican.

Estas comisiones se cobran tanto en productos de crédito (préstamos) como en productos de captación (ahorro).

De acuerdo con la Condusef, en el 2017 los bancos ingresaron a sus arcas 108,000 millones de pesos por cobro de comisiones. De esa suma, 75,103 millones fueron por créditos otorgados; 34,576 millones por captación y servicios; y 39,584 millones por otras tarifas no especificadas. En contraparte, sólo pagaron 40,641 millones por comisiones.

De los 75,103 millones de pesos que ganó la banca en el 2017 por cobro de comisiones en productos de crédito, 62,596 millones tuvieron qué ver con la tarjeta de crédito. 18,382 millones derivaron de cobro de la anualidad y 44,213 millones por comisiones cobradas a los negocios afiliados que cobran con terminales puntos de venta que los mismos bancos les rentan.

“El cobro de la anualidad a los usuarios representa el 25% de los ingresos de la banca en materia crediticia”, señala la comisión. 

A decir de la propia Condusef, en el rubro de tarjetas de crédito hay 1,056 comisiones registradas.  Algunas de estas son: reposición de plástico por robo o extravío; disposición de crédito; anualidad del titular; pago tardío; anualidad de tarjeta adicional; impresión de estados de cuenta y disposición de crédito en ventanilla.

En cuanto a las ganancias de la banca por cobro de comisiones en productos de captación (ahorro), el mayor ingreso es por manejo de cuenta con 12,874 millones de pesos en el 2017; seguido de servicios de banca electrónica con 6,399 millones de pesos.

Mario Di Costanzo refirió al respecto que, dado que el de México es un mercado maduro y que hay nuevas tecnologías que generan ahorros a los bancos, hay espacio para que se reduzcan las  comisiones que cobran los bancos.

Mientras tanto, recomendó a los usuarios que comparen en el Buró de Entidades Financieras las comisiones existentes y que revisen sus estados de cuenta; y a los bancos que informen y revisen el cobro de comisiones.