Reformar el sistema de pensiones; introducir mayor competencia en las redes de cajeros automáticos; garantizar el intercambio de información financiera, así como el acceso abierto y no discriminatorio a las redes de compensación y evitar carga regulatoria son algunas de las medidas que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) ha propuesto al próximo gobierno.

Éstas (además de otras, para otros agentes económicos) la Cofece las planteó antes de las campañas políticas en su documento “Competencia económica. Plataforma para el crecimiento”, ahí explica que se trata de una herramienta de apoyo para quienes asuman la tarea de diseñar e instrumentar políticas públicas durante la administración 2018-2024.

“Desde su creación, la Cofece ha ejercido sus instrumentos legales para incrementar la competencia en los mercados. Sin embargo, persisten obstáculos cuya eliminación no depende de la comisión, sino que erradicarlos es responsabilidad de otras autoridades por ser sus políticas públicas las definitorias de las reglas del juego de los mercados”, señala.

Para el sector financiero, y con base en diferentes análisis que ha realizado la comisión, plantea en primera instancia reformas al sistema de pensiones hacia un modelo que minimice los costos de administración e incremente la oferta de fondos de inversión que compitan en rendimientos por la preferencia de los usuarios.

En mayo del 2017, la Cofece sancionó a cuatro afores (Sura, XXI Banorte, Principal y Profuturo GNP) con 1,100 millones de pesos, por prácticas monopólicas.

De igual forma, la comisión plantea en su documento al nuevo gobierno introducir una mayor competencia en las redes de cajeros automáticos, a través de garantizar el acceso a todos los intermediarios financieros a la infraestructura en condiciones no discriminatorias.

En el 2014, el organismo realizó un estudio sobre las condiciones de competencia en el sistema financiero mexicano, ahí advertía que la banca múltiple ha desarrollado una red de infraestructura en cajeros automáticos, que es de su propiedad, lo que representa un costo difícil de replicar para intermediarios más pequeños.

Otro planteamiento que hace la Cofece en su documento al próximo gobierno en materia de competencia en el sector financiero es garantizar el intercambio de información financiera, propiedad de los clientes, y de calificación de riesgo entre instituciones financieras, cuando éstos lo autoricen, para incrementar la presión competitiva en los mercados crediticios y de seguros.

También sugiere garantizar el acceso abierto y no discriminatorio a las redes de compensación para fomentar la bancarización y la expansión de las terminales punto de venta, así como evitar que la carga regulatoria sofoque a las entidades financieras de menor tamaño o con nuevos modelos de negocio.

“Para obtener una autorización o permiso, los requisitos y procedimientos deben ser proporcionales al objetivo, así como de la complejidad y riesgos de la actividad en cuestión. De no ser proporcionales, los costos de cumplir con dichos requisitos podrían ser restrictivos al punto de inhibir la entrada”, señalaba la Cofece en su opinión sobre la Ley Fintech promulgada en marzo pasado y de la que está por publicarse la primera fase de la reglamentación secundaria.

Nuevo gobierno buscará más competencia

En su Proyecto 18, plataforma que presentó el entonces candidato, ahora virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, en el apartado del sector financiero, plantea el diseño de un programa especial de financiamiento a la economía, a partir de su reingeniería institucional; cambios en la regulación; fomento a la especialización; tratamiento y liberación con descentralización operativa de la banca de desarrollo, y la entrada de nuevos jugadores.

De igual forma, indica que se buscará fomentar la competencia en el sector bancario, al aumentar el número de jugadores en el sector bancario y propiciar condiciones para la competencia.

También, dice, se buscará potencializar la banca de desarrollo.