El trabajo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se ha vuelto mucho más importante hoy en día debido a los estragos que ha tenido la pandemia del Covid-19 en las economías de la región de América Latina y El Caribe, dijo Mauricio Claver-Carone, presidente del organismo internacional.

Durante su participación en la Cumbre de Capital Privado, organizado por la Asociación Mexicana de Capital Privado, el funcionario dijo que esta crisis ha puesto en evidencia la deficiencia que tiene el sector salud de los países de la región.

Asimismo, advirtió que 41 millones de personas cayeron en la pobreza en el 2020 en América Latina y el Caribe, equivalente a 34% de su población. “La mayoría de los países de la región no volverán a niveles prepandemia respecto a su PIB sino hasta el 2023-2025”, dijo tajante.

En el 2020 se alcanzaron niveles récord de aprobación de préstamos, otorgando casi 24,000 millones de dólares en financiamiento a gobiernos y empresas de la región.  

diego.ayala@eleconomista.mx