A casi tres meses de que los afiliados al sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en Chile pudieran acceder a una parte de sus ahorros, la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara de Diputados aprobó la idea de legislar de tres nuevas mociones que buscan el mismo fin.

El primer proyecto será para establecer y regular un nuevo mecanismo excepcional del retiro de 10% de fondos previsionales. Además, propone reconocer en la Constitución chilena, el derecho de propiedad que los ahorradores tienen sobre sus fondos.

De esta manera, a los afiliados al sistema privado de pensiones, se les permitirá realizar un segundo retiro de hasta 10% de sus fondos de pensiones, estableciéndose como monto máximo de retiro el equivalente a 150 Unidad de Fomento y 35 como mínimo.

El segundo proyecto permitiría que todas aquellas personas que mantienen sus fondos en compañías de seguros y que optaron por la modalidad de pago mediante renta vitalicia puedan retirar 10% de sus fondos. Equiparándose de esta manera el derecho que tuvieron las personas cuyos fondos son administrados por las AFP. En tercer lugar se aprobó una modificación a la Constitución para facultar al Juez de Familia de autorizar el retiro de los fondos de pensiones de aquella persona que no pague la pensión alimenticia.

La iniciativa que plantea un segundo rescate del 10% de los ahorros, obtuvo 11 votos a favor, mientras que aquella que busca un retiro excepcional de fondos para quienes están jubilados por renta vitalicia, obtuvo 10. La tercera moción obtuvo 12 votos. Los tres casos contaron con apoyo oficialista.

Critican proyecto

En entrevista, Jaime Ruiz-Tagle —director del departamento de Economía de la Universidad de Chile—dijo que cualquier retiro del fondo para las pensiones es malo en sí mismo.

“Todo el sistema de pensiones en el mundo está basado en el problema que tenemos las personas de ahorrar, entonces se creó un mecanismo de ahorro forzoso (...) Lo que va a ocurrir inevitablemente es que las pensiones serán peores en el futuro, dado que previamente se sacó 10% y si se llegara a sacar 10% adicional, de nueva cuenta, se perjudicarán las pensiones”. Recalcó que los intereses relacionados para retirar ese 10% son de índole política y de problemas de contingencia provocada por la pandemia.

“La tasa de desempleo subió y la gente necesita recursos adicionales porque el Estado no ha sido capaz de meter la mano en su bolsillo, entonces la sociedad dice deme el dinero que tengo en mi fondo de pensiones”.

Alertó que las personas se beneficiarían en el presente, pero en el futuro saldrán perjudicadas. (con información de Diario Financiero/Chile)

santiago.nolasco@eleconomista.mx