De la población adulta en México, 97.8% habita en un municipio que tiene al menos una sucursal, un cajero automático o un corresponsal bancario, informó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Al actualizar sus cifras en materia de inclusión financiera, con base en la información de las entidades que supervisa y regula, la dependencia precisó que el número de puntos de acceso a servicios financieros por cada 10,000 adultos creció 7% en el 2016 en comparación con el 2015, y ahora hay 12 por cada 10,000.

Detalló que el porcentaje de municipios con al menos un acceso subió un punto porcentual en el periodo, y por lo tanto ahora 1,802 localidades tienen al menos una sucursal, un cajero automático o un corresponsal.

La CNBV puntualizó que en un año el número de sucursales aumentó 3.6% y hoy hay 16,818 (bancarias y no bancarias); los cajeros automáticos crecieron en 5% para quedar en 48,945; los corresponsales bancarios mostraron un alza de 15.6% y se ubicaron en 40,607; y en terminales punto de venta el alza fue de 5.7%, para llegar a casi 900,000 en el país.

Asimismo, la comisión informó que el número de contratos de cuentas de captación de la banca aumentó 8.4%; las de expediente simplificado repuntaron 25.7%; y las cuentas de captación de las entidades de ahorro y crédito popular crecieron en el periodo 10.2 por ciento.

De igual forma, el número de contratos de crédito de la banca creció 6.2% del 2015 al 2016; de tarjetas de crédito de la banca 7.5%; de créditos personales de la banca, 5.4%; y de crédito de nómina de la banca, 4.6 por ciento.

El número de contratos de crédito hipotecarios de la banca, por su parte, creció 10.6%; de crédito automotriz, 9.6%; mientras que los contratos de crédito de las entidades populares subieron 2.9% en el periodo.

eduardo.juarez@eleconomista.mx