Desde el 2013 la cartera de la tarjeta de crédito, uno de los productos más importantes de financiamiento al consumo, había ido a la baja, pero en el 2016 ya muestra una ligera recuperación.

Un reporte del Banco de México sobre Indicadores Básicos de Tarjeta de Crédito, con cifras a junio, refiere que mientras en el 2015 el saldo total del crédito otorgado a través de tarjetas llegó a mostrar cifras negativas, en la primera mitad del presente año creció 3.9 por ciento.

Pese a ello, este es el tipo de crédito al consumo que menos ha aumentado en los últimos dos años. Por ejemplo, mientras que los créditos personales crecieron menos de 2% en el 2015, en lo que va del 2016 el repunte ha sido de 18%; en tanto, el alza en los créditos de nómina ha sido de 17 y 16%, respectivamente.

Aun así, la tarjeta sigue como el principal producto de crédito al consumo, con casi 40% de participación de la cartera, la cual, a junio pasado, ascendía a más de 800,000 millones de pesos.

En bancos de los más grandes, como BBVA Bancomer y Citibanamex, el crecimiento, pero ya a septiembre, era de 7.3 y 6%, respectivamente, en la cartera de tarjeta de crédito.

En Santander, por su parte, el repunte fue aun mayor, de 11% anual.

Especialistas han coincidido en que la baja en el saldo de la cartera de tarjeta de crédito de años previos se debió en parte a la reforma fiscal del 2013, pero también a que los clientes ya han aprendido a hacer un mejor uso del plástico y se han vuelto más totaleros (los que pagan 100% de su saldo en un periodo), ya que están haciendo un mayor uso de otro tipo de financiamiento.

Baja la morosidad

A la par, la morosidad en las tarjetas de crédito ha mostrado también mejoras desde octubre del 2014. En julio de ese año llegó a estar en 6%; a junio pasado ya había bajado a 5 por ciento.

Aun así, sigue como una de las más elevadas dentro de los créditos al consumo, junto con la de los créditos personales, la cual está en niveles similares.

Las de nómina y vivienda estaban, a junio pasado, en alrededor de 3%, mientras que la automotriz se ubicó en apenas 1.4 por ciento.

De acuerdo con el Banxico, a junio del 2016 había en el mercado 17.3 millones de tarjetas, contra 16.2 millones que había en junio del 2015. El saldo de crédito pasó de 256,271 millones de pesos a 272,232 millones en el periodo; la tasa promedio subió de 23.4 a 24.5%; el crédito promedio se ubicó en 49,572 pesos, y la anualidad promedio fue de 711 pesos. Más de la mitad, 51.7% de las tarjetas, fue de clientes no totaleros, es decir, los que no pagan la totalidad de su saldo en un periodo.

Los bancos con el mayor número de tarjetas de crédito son: Bancomer, con 4.6 millones; Banamex, con 4.4 millones, y Santander, con 2.6 millones.