El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, dijo que el 2015 fue un año muy bueno en términos de inflación ya que el indicador cerró en mínimo histórico. Pese a las buenas noticias, el funcionario recortó el pronóstico de crecimiento económico de México para el 2016 y 2017.

NOTICIA: Gobierno inicia 2016 con déficit de 47,271 mdp

Carstens, al presentar el Informe trimestral, octubre-diciembre 2015, anunció que el Banxico recortó el jueves a un rango de entre 2 y 3% su expectativa de crecimiento para la economía del país en el 2016, desde un rango previo de 2.5 a 3.5%, y dijo que la inflación podría ubicarse en un nivel cercano al 3 por ciento.

NOTICIA: Urgente una reestructura del gasto público: CEESP

El banco también recortó su previsión de expansión económica para el 2017 a un rango de entre 2.5 y 3.5%, desde la expectativa anterior de entre 3 y 4 por ciento.

NOTICIA: Deuda podría llegar al 100% del PIB en 2030: CIEP

En el informe trimestral, el Banco de México explica que los esfuerzos que ha realizado este Instituto Central para lograr obtener un entorno de inflación

baja y estable en México, contribuyeron a que en los primeros meses de 2015 la inflación general convergiera a la meta permanente de 3% y, desde mayo de ese año, se ubicara por debajo de la misma, cerrando 2015 en 2.13%, nivel mínimo histórico desde que se mide el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

CONSULTA: Informe trimestral, octubre-diciembre 2015

"El recorte al pronóstico de crecimiento para el 2016 y 2017 se prevé un entorno externo más complejo que el previsto en el Informe anterior. En particular, se estima un menor dinamismo de la demanda externa respecto a lo previamente anticipado, principalmente ante la revisión a la baja en los pronósticos para la actividad industrial de Estados Unidos y la desaceleración en la actividad económica mundial", de acuerdo al documento.

En materia de inflación, el banco central indicó en el informe que podría ubicarse cerca de su objetivo del 3% y que hasta el momento no se han presentado efectos por la depreciación del peso.

Hasta la primera mitad de febrero, la inflación interanual de México se aceleró a un 2.94%, su mayor nivel en 10 meses, pero por factores volátiles como los precios agropecuarios.

El banco central elevó sorpresivamente el mes pasado la tasa clave de interés para frenar las agudas pérdidas del peso frente al dólar y contener un eventual aumento en las expectativas de inflación.

NOTICIA: Inflación de febrero, la más alta de los últimos 10 meses

La moneda local se ha depreciado 3.6% en lo que va del año, lo que se suma a una caída del 17% en 2015, golpeada por la baja de los precios del crudo y por el aumento en la tasas de interés de Estados Unidos.

Con información de Reuters

mac