La existencia de un carnet nacional de identidad es uno de los elementos que permitirían una mayor inclusión financiera y bancarización en el país, considera Alejandro Valenzuela, director general de Banco Azteca.

En 15 años, este banco propiedad de Grupo Salinas tiene ya 15 millones de clientes en México y otros 4.5 millones en otros países de América Latina.

Valenzuela del Río refiere que en lo que va de la presente administración se ha logrado avanzar en inclusión financiera en el país, pero que falta mucho por hacer en este tema, pues más de la mitad de la población no tiene una cuenta formal.

En entrevista, comenta que la existencia de un carnet nacional de identidad ayudaría a llegar a más rincones del país, toda vez que además de que, actualmente, gran parte de la población está en la economía informal, a muchos también es difícil identificarlos.

“Se complica en muchas comunidades donde, además, la economía informal predomina y esta economía informal hace muy difícil que tengamos claridad de quién es quién. Si a eso sumamos la falta de este carnet de identidad nacional, pues nos encontramos con que el costo de bancarizar a la gente es extremadamente oneroso, porque entonces cuando alguien se acerca con nosotros, tenemos que buscar la manera de realmente certificar que esa persona es quien dice que es, que vive donde dice que vive y eso al final de cuentas en muchos lugares de México es muy complejo todavía”, explica.

Precisamente, el combate a la informalidad será uno de los temas principales que deberá incluir en su agenda quien gane las próximas elecciones presidenciales, factor que junto con la negociación del Tratado de Libre Comercio son dos de los elementos que pueden influir en el desempeño de la economía nacional durante el 2018.

Otros temas que, a consideración del banquero se deben seguir atendiendo para lograr una mayor bancarización, son la inseguridad y la justicia. “La realidad es que eso hace muy oneroso que el sector financiero pueda fluir con mayor agilidad a esos rincones de nuestro país”.

También refiere que las nuevas tecnologías ayudarán a lograr una mayor inclusión. “Ir aprovechando las nuevas tecnologías para que todos los jóvenes mexicanos sepan que desde un celular pueden tener acceso a la banca y con ello ir generando una cultura de manejo de ahorro y crédito”.

SE HA AVANZADO, PERO QUEDA MUCHO POR HACER

El director general de Banco Azteca —antes fue director de Banorte— menciona que políticas públicas como la reforma financiera del 2013-2014, la Política Nacional de Inclusión Financiera y más recientemente la Estrategia de Educación Financiera han coadyuvado a una mayor penetración, pero destaca que falta mucho por hacer.

En este sentido, considera que los candidatos a diferentes cargos de elección popular deben poner sobre la mesa cómo le van a hacer para lograr que el financiamiento como proporción del Producto Interno Bruto pase de 35%, hoy día, a más de 60%, pues, a su consideración, en México esa cifra debería estar como en Chile donde es de 80 por ciento.

Refiere que es fundamental para ello también que la economía crezca más de 2 por ciento. “Ha sido bueno 2% (de crecimiento económico), pero es bueno en una mediocridad. Tenemos que buscar 4.5% y eso nos va a permitir generar liquidez, generar empleos bien remunerados”.

Alejandro Valenzuela considera que hay espacio para que más bancos le entren a lograr una mayor inclusión.

“Hay ciertos bancos que ven la inclusión financiera como un tema simplemente de apoyo social, para nosotros es un modelo de negocio”, dijo.