Carlos Torres cobró 5.63 millones de euros en su primer año como presidente de BBVA, monto superior a la recibida por su antecesor, Francisco González, quien generó un cobro de 5.47 millones en el 2018, último año en el cargo más alto de la compañía tras más de dos décadas de servicio.

La cantidad, que es 25% superior a la que ganaba como CEO del banco español, corresponde a una remuneración fija de 2.45 millones de euros en el 2019 y a una variable de 3.18 millones de euros. Asimismo, la remuneración en especie sumó 0.18 millones de euros.

El sistema de pensión de Torres se mantiene en una aportación anual para la jubilación de 1.6 millones de euros, que fue fijada en el 2017. El monto total asciende a 21.58 millones.

Por su parte, el consejero delegado, Onur Genç, recibió una remuneración fija de 2.18 millones de euros. La remuneración variable correspondiente al 2019 se ha determinado en 2.85 millones de euros, mientras que la retribución en especie, en 0.14 millones.

Por otra parte, en atención a su condición de alto ejecutivo internacional, ha percibido 1.16 millones en concepto de remuneraciones complementarias.