La desaceleración de la economía en el 2019, también registró un impacto en la captación bancaria, más en los depósitos a la vista.

De acuerdo con el reporte Situación Banca elaborado por BBVA, entre enero y septiembre la tasa de crecimiento real en la captación tradicional de la banca (depósitos a la vista+plazo) fue de 3.7 contra 5.1% observado en el mismo periodo del 2018.

“En los primeros nueve meses del 2019 las tasas de crecimiento real de la captación tradicional continuaron ubicándose por debajo del doble dígito; resultado, principalmente, de la disminución en el ritmo de crecimiento de la actividad económica, el cual dominó al efecto positivo de las mayores tasas de interés y de la recuperación del salario real observado en el mismo periodo”, señala el documento.

Ahí, se detalla que por tipo de depósitos, se mostró un desempeño diferenciado, pues en el transcurso del año, los de plazo lograron mantener un ritmo de expansión, al alcanzar una tasa de crecimiento real promedio de 8.5% en los primeros nueve meses (ligeramente menor a 8.7% del mismo periodo del 2018).

“Dicho resultado fue apoyado, principalmente, por el entorno de mayores tasas de interés, las cuales mantuvieron el atractivo relativo de este tipo de instrumentos de ahorro”, señala.

Por el contrario, precisa el informe, los depósitos a la vista acentuaron su pérdida de dinamismo al registrar, entre enero y septiembre, una tasa de crecimiento real promedio de 0.6%, significativamente por debajo del crecimiento promedio de 2.9% observado en el mismo periodo del año previo.

“Esta pérdida de dinamismo se debió, en parte, a la desaceleración del consumo privado, pues los agentes mantienen este tipo de depósitos principalmente, para fines transaccionales”.

Menor ritmo en moneda extranjera

El informe Situación Banca puntualiza que en su composición por monedas, destaca el menor ritmo de crecimiento de los depósitos en moneda extranjera, que entre enero y septiembre del 2019 registraron una variación real promedio de -2.9%, cifra significativamente por debajo de la tasa de crecimiento real de 8.2% observada en los mismos meses del 2018.

“Parte de la pérdida del dinamismo de la captación en moneda extranjera estaría asociada a la disminución del ritmo de crecimiento de los flujos de comercio internacional. Adicionalmente, el cumplimiento de los plazos asociados al programa de repatriación de capitales implementado en el 2017, también pudo haber tenido un impacto negativo sobre el desempeño”.

En tanto, la captación tradicional en moneda nacional, reportó una tasa de crecimiento real promedio entre enero y septiembre del 2019 de 5.0%, ligeramente mayor al crecimiento promedio observado en el mismo periodo del año previo, de acuerdo con el reporte.

Recuperación dependerá de la reactivación económica

El informe de BBVA afirma que el principal factor que explica la pérdida de dinamismo en la captación bancaria es la desaceleración de la actividad económica, lo cual se ha reflejado en un estancamiento del consumo privado y la caída en la inversión.

Destaca que, en el futuro, una mayor debilidad en la generación de empleo y la prolongación del estancamiento económico podrían favorecer que los hogares dispongan de sus ahorros para hacer frente a su gasto corriente, lo que se reflejaría en una desaceleración de la captación tradicional

Por su parte, la incertidumbre prevaleciente respecto al desempeño futuro de la economía, generó una contracción en la inversión privada, ante lo cual, las empresas acumularon recursos en espera de encontrar condiciones más favorables de inversión en el futuro.

“Mientras persista un entorno de estancamiento, o de muy bajo crecimiento de la actividad económica, se tendrá como consecuencia un bajo crecimiento del ahorro interno. Esto reducirá el monto de recursos disponibles para intermediar”, precisa el documento.

Cómo captó la banca

Total: $5.85 billones

  • Depósitos de exigibilidad inmediata: $3.39 billones
  • Depósitos a plazo al público en general: $1.46 billones
  • Mercado de dinero y títulos de crédito emitidos: $659,000 millones
  • Cuenta global de captación sin movimientos: $14,000 millones
  • Préstamos interbancarios y de otros organismos: $332,000 millones

eduardo.juarez@eleconomista.mx