Ante el incremento de los robos, violencia y el desembolso económico que deben realizar los comerciantes de la Ciudad de México para protección de la inseguridad, urge que las autoridades capitalinas y federales redoblen los operativos y medidas de ataque a este fenómeno.

Ada Irma Davalillo, dirigente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) en la Ciudad de México afirmó que 8 de 10 empresarios fueron víctimas de la delincuencia; en tanto que el gasto mensual para el pago de sistemas complejos de alarmas, circuito cerrado y personal de seguridad puede ir desde los 1,200 pesos como mínimo, hasta los 24,000 pesos.

Expresó que este representa un gasto adicional, que las ventas no generan esa utilidad, por lo que demandó reforzar los cuerpos policíacos para resguardar a la ciudadanía.

Al presentar su encuesta sobre la Percepción de seguridad en el pequeño comercio 2018, aplicada en los pequeños comercios de la Ciudad de México, realizado a finales de 2017, entre ellos a 302 dueños y encargados de negocios, hombres y mujeres mayores de 18 años, reveló que el principal acto delictivo presenciado fue el robo, seguido por el pandillerismo, la extorsión, cobro de piso, secuestro exprés, el robo hormiga y las amenazas como los delitos recurrentes; también impactaron las violaciones, asaltos, secuestros y asesinatos..

De acuerdo con los entrevistados, la mayor percepción en el sector comercio y prestadores de servicios en la Ciudad de México, es de inseguridad, con el 58% de los empresarios que lo aprecian; mientras el 42% indicó que se siente seguro.

Los lugares en que los entrevistados consideran existe mayor riesgo de sufrir un acto delictivo en la Ciudad de México, son las calles solas, avenidas, los cajeros automáticos, la Central de Abastos.

En tanto el tiempo en que se va a surtir el negocio es considerada de riesgo, por lo vulnerable que se encuentra el comerciante al realizar transacciones de compra y venta de gran volumen con proveedores y al realizar operaciones en los bancos.

En cuanto al transporte público, son los microbuses los que representan mayor riesgo para los entrevistados, le sigue el metrobús, los taxis y el estar atorado en el tráfico.

La empresaria demandó reforzar el sistema y marco jurídico, mediante las adecuaciones necesarias para evitar que el sistema continúe siendo flexible con los delincuentes, así como fortalecer a los Ministerios Públicos.

 Asimismo, que se fortalezcan los cuerpos policiacos de la ciudad mediante el desarrollo de elementos con visión de investigación, conocimientos de derecho penal, atención de derechos humanos y planes de protección laboral, acordes al sacrificio y servicio que brindan a la ciudadanía.