Los fenómenos meteorológicos se han intensificado en las últimas cuatro décadas, y de no implementar programas de prevención, los costos que pagan las aseguradoras y el gobierno se podrían multiplicar.

México es uno de los países más vulnerables al cambio climático; si no se implementan programas de acción preventiva para el 2100 se perderá 6% de su Producto Interno Bruto (PIB) en el pagos de daños ocasionados por el cambio climático , expone un estudio de AXA.

Tan sólo en el 2011, el país registró tres veces más huracanes, lluvias, sequías y temperaturas extremas en comparación con 1970; además, las inundaciones ya afectan a siete de cada 10 mexicanos.

En los próximos 30 años, la intensidad de los vientos y lluvias serán mayores en 6 y 16%, respectivamente. Los estados más afectados por el cambio climático serán Zacatecas, Guanajuato, Chihuahua, Yucatán y Chiapas , menciona el estudio.

Además, refiere que uno de los sectores más afectados será el campo, dado que se podrían presentar pérdidas entre 16,000 y 22,000 millones de pesos. Ello, como consecuencia de que la disminución de cultivos de maíz sería de hasta 45%, mientras que la del frijol sería de 30 por ciento.

David Korenfeld, director general de la Comisión Nacional del Agua, destaca que México es un país que vive, en mayor medida, el impacto del calentamiento global.

En el 2011 tuvimos la peor sequía de los últimos 70 años. En el 2014, en las cercanías de costas mexicanas se formaron 38% de los ciclones tropicales de todo el mundo, provocando gran cantidad de lluvias , informó a través de su cuenta de Twitter.

Menciona que cada año se observan trayectorias más erráticas y difíciles de pronosticar de fenómenos naturales, debido a los constantes cambios climáticos.

El estudio muestra que en el 2100, la temperatura en México aumentará 4 grados centígrados en la frontera con Estados Unidos, y entre 2.5 y 3.5 grados centígrados en el resto del país.

Una mayor temperatura produce más evaporación, ocasionando mayores sequías y lluvias torrenciales .

Destaca que si se implementaran programas que reduzcan en 50% las emisiones de gases causadas por el calentamiento global en el país, implicaría una inversión tres veces menor entre 0.7 y 2.21% del PIB.

La reducción de estos gases mitigaría una parte de los efectos adversos del cambio climático y permitiría que las localidades del país enfrenten mejor las nuevas condiciones climatológicas .