Las agencias de calificación crediticia aumentaron la presión sobre Barclays Plc, amenazando con reducir sus calificaciones crediticias debido a las preocupaciones sobre quién va a dirigir el banco tras la salida del presidente ejecutivo, Bob Diamond.

Barclays, está en medio de una crisis a raíz de un escándalo por la manipulación de la tasa interbancaria Libor.

El escándalo provocó que el banco anunciara el martes la renuncia de Diamond y su partida fue seguida horas más tarde por la del director de operaciones Jerry del Missier. El presidente del directorio, Marcus Agius, también anunció su intención de dejar su puesto una vez que se haya encontrado un sucesor.

Aunque ésto podría tener consecuencias positivas en el largo plazo, la incertidumbre en torno a un cambio en la dirección de crédito es negativa en el corto plazo", dijo en un comunicado Moody's, que redujo de estable a negativo su pronóstico sobre fortaleza financiera del banco.

Barclays fue multado el mes pasado con cerca de 500 millones de dólares por su participación en la manipulación, acordada con otros bancos, de una tasa de interés clave para el funcionamiento del sistema financiero global.

Reuters informó el jueves que el regulador financiero de Gran Bretaña advirtió en febrero a la totalidad del consejo de Barclays que las políticas del banco en la materia tenían que cambiar.

S&P rebajó el jueves a negativo desde estable el pronóstico de calificación crediticia a largo plazo para Barclays, citando los problemas de gestión y la incertidumbre estratégica que enfrenta actualmente el banco.

"Vemos un potencial para que el eventual nuevo presidente ejecutivo revise el alcance actual de las actividades de Barclays, en particular si esa persona fuera contratada externamente", dijo.

Fitch, en tanto, dijo que el impacto de la investigación de la Libor no modificó su opinión sobre Barclays y sostuvo que era prematuro especular sobre cualquier cambio en la dirección estratégica de la firma.

"Creo que el banco está claramente en un estado de flujo en este momento", dijo Dominic Rossi, de Fidelity Investment, en una conferencia a principios de esta semana.

Por su parte, Moody's dijo que Barclays podría tener problemas para encontrar un candidato idóneo para ocupar el lugar de Diamond.

El banco podría estar inserto en el desafío de sustituir a tres altos cargos y, en particular, encontrar un nuevo presidente ejecutivo que no sólo tenga un conocimiento suficiente de cómo funcionaba el negocio de banca de inversión de Barclays, sino que también tenga la credibilidad y la capacidad de abordar con rapidez las deficiencias que el incidente de la tasa Libor puso de manifiesto", dijo la agencia.

Mike Trippitt, analista de Oriel Securities, sostuvo que otros altos cargos podrían salir del banco tras el escándalo.

"Dado el vacío de liderazgo y la incertidumbre sobre el futuro de la empresa, el riesgo de que más personal se vaya no debe ser subestimado", dijo.

RDS