De enero a noviembre del 2014, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) había impuesto sanciones a diversos bancos que operan en el país por casi 154 millones de pesos.

Derivado de la reforma financiera, este órgano regulador comenzó a publicar el día 15 de cada mes, en su sitio de Internet, las sanciones económicas impuestas a las instituciones de banca múltiple en el mes inmediato anterior, aunque éstas no hayan quedado firmes; es decir, aunque puedan ser todavía objeto de impugnación por parte de las entidades. Antes sólo podía hacerlo hasta que fueran definitivas.

Los bancos que recibieron las sanciones más altas por parte de la CNBV a lo largo del 2014 fueron: Monex, con poco más de 51 millones 500,000 pesos; Banamex, con más de 33 millones; BanRegio, con 30 millones 600,000, y Ve por Más, arriba de 10 millones 300,000.

Estos cuatro bancos concentraron casi la totalidad de las sanciones económicas impuestas a lo largo del año. El grueso del monto del total de las multas ya había sido pagado.

Pese a ser el banco más grande que opera en el país, BBVA Bancomer sólo fue sancionado en el año con poco más de 1 millón 100,000 pesos.

En 154 millones de pesos que la CNBV impuso en el 2014 (sin incluir diciembre), se incluyen casi 30 millones que se aplicaron a Banamex en septiembre pasado, derivado de la falta de controles internos que le provocaron el fraude millonario por parte de la empresa Oceanografía.

Algunos de los motivos, que argumentó en su momento la CNBV en este caso en particular, fueron por registrar en cartera vigente financiamientos derivados de estimaciones que debieron ser considerados como cartera vencida, en tanto no existiera evidencia de pago sostenido, y por presentarse un conflicto de interés en la autorización de las líneas de crédito, por lo que corresponde a las operaciones de descuento con un cliente, toda vez que el funcionario que autorizó los aumentos en éstas, pertenecía al área de negocios del banco y también era el responsable de la relación con los clientes.

Otros de los motivos por los que la autoridad impuso las principales sanciones económicas a otros bancos fueron por remitir reportes de operaciones relevantes con deficiencias en el llenado del formato; por no contemplar los procedimientos para actualizar la información y documentación de clientes de alto riesgo, y por deficiencias en la funcionalidad de los sistemas automatizados, entre otros.