La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) analiza 13 solicitudes de organizaciones que pretenden operar como sociedades financieras populares (sofipos) para agregarse al universo de 43 entidades que en la actualidad se encuentran en operación.

De acuerdo con Marco Antonio López Pérez, vicepresidente de Supervisión de Banca de Desarrollo y Finanzas Populares de la CNBV, parte de estas 13 organizaciones ya opera como sociedades financieras comunitarias (sofincos); sin embargo, esperan dar el salto para convertirse en sofipos; a ambas figuras las rige la Ley de Ahorro y Crédito Popular.

Tenemos en el tintero 13 solicitudes para autorizar entidades (sofipos); estas 13 solicitudes cuentan con activos totales por más de 700 millones de pesos y atienden a 77,000 clientes porque muchas de estas entidades son sofincos , detalló el funcionario de la CNBV.

Desde marzo del 2014, la CNBV no ha autorizado la constitución de nuevas sofipos, en el contexto del fraude que realizó una de estas entidades, Ficrea, a más de 6,800 ahorradores, el cual se dio a conocer en noviembre de ese mismo año.

López Pérez detalló que en caso de que la Comisión otorgue el aval para que todas estas organizaciones se constituyan como sofipos, el universo de este sector se ampliaría a 56 entidades, mismas que concentrarían activos por alrededor de 32,000 millones de pesos y atenderían a casi 3.7 millones de clientes.

En la actualidad, tenemos 43 sofipos operando por casi 31,200 millones de pesos en activos, en atención a 3.6 millones de clientes (...) Al momento que nosotros autoricemos, o si logramos autorizar, a estas entidades, estaríamos pasando de 43 entidades a 56 con activos superiores a los 32,000 millones de pesos y atenderían a 3.7 millones de clientes , aclaró el supervisor de la CNBV.

Un sector que se movió ?en el 2016

Durante el 2016, el sector tuvo varios movimientos, por ejemplo, el 19 de enero de ese año dio el aval para que la entidad Comercializadora Financiera de Automotores comenzara operaciones, luego de casi dos años de que se le diera la autorización para constituirse como sofipo.

Asimismo, el 29 de abril del 2016 la CNBV determinó dejar sin efectos la autorización que el 9 de diciembre del 2011 expidió a la entidad Capital de Inversión Oportuno de México, debido a su fusión con la sociedad anónima promotora de inversión Inteligente de México.

El organismo también revocó la autorización otorgada a la sofipo Sociedad Financiera Agropecuaria de Ahorro y Crédito Rural, en respuesta a la solicitud que había realizado esta misma entidad para que le fuera retirada la licencia.

Además, el 19 de agosto del 2016, la Junta de Gobierno de la CNBV acordó la revocación de Alta Servicios Financieros, por no cumplir con las disposiciones aplicables .

Cabe mencionar que Alta Servicios Financieros era propiedad de la marca Alta Grupo, la cual manejaba otras compañías que tenían diversos esquemas de inversión fuera de la supervisión de la CNBV, mismos que hasta la fecha tienen incumplimientos por 4,800 millones de pesos.

Ante esto, Alta Servicios Financieros se apegó a un esquema de subrogación de activos y pasivos con la sofipo Finamigo y posteriormente a la primera le fue revocada la autorización.

Otro de los movimientos del sector del 2016 fue la revocación de la Federación Mexicana de Desarrollo debido a que no cumplía con el mínimo de sofipos afiliadas (ocho) para que las pudiera supervisar de manera auxiliar.

Las federaciones son instituciones que tienen por objeto revisar, verificar, comprobar y revaluar los recursos, obligaciones y patrimonio, así como las operaciones, funcionamiento y sistemas de control de las sofipos.

Se espera que durante este año la CNBV realice un seguimiento puntual a las entidades que pudieran presentar problemas debido al entorno económico así como por los nuevos estándares de capital que se les exigirá a este tipo de intermediarios.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx