Nueva York.- El multimillonario inversor Warren Buffett tomó distancia de los problemas de las agencias calificadoras de riesgo y dijo que ya han perdido parte de su atractivo como inversión tras su criticado rol en la crisis financiera.

El testigo estrella de la audiencia de la Comisión Investigadora de la Crisis Financiera estuvo de acuerdo con que las agencias fallaron al no prever el alcance de la crisis de vivienda en Estados Unidos, pero dijo que no estuvieron solas en el error.

"En este caso particular, cometieron el error que prácticamente todo el país cometió", dijo Buffett. "Fue la madre de todas las burbujas", añadió.

El presidente ejecutivo de Berkshire Hathaway, un importante accionista de la agencia Moody's Corp, no quiso prescribir tratamientos duros como la remoción de los principales ejecutivos de las calificadoras.

Buffett dijo que las reformas deberían apuntar a las firmas financieras con mucho apalancamiento, y castigar a los presidentes ejecutivos y directorios que terminen necesitando ayuda inusual del Gobierno.

Las agencias de calificación de crédito no demandaron dinero de los contribuyentes durante la crisis financiera.

"Me inclino más a ser duro con los presidentes ejecutivos que provocaron que el Gobierno de Estados Unidos necesariamente los apoyare, más que con quienes cometieron el mismo error que los otros 300 millones de estadounidenses", dijo.

Moody's, de McGraw-Hill Cos, Standard and Poor's y Fitch Ratings, de Fimalac SA's, han sido acusados de alimentar la crisis por otorgar calificaciones irracionalmente altas durante mucho tiempo y después recortarlas muy rápido.

El Congreso de Estados Unidos está considerando normas que podrían limitar su capacidad para obtener y retener negocios.

Las dudas de Buffett para ofrecer información específica provocó la consternación del vicepresidente de la comisión del Congreso, Bill Thomas.

Thomas le dijo al millonario de 79 años, probablemente el inversor más admirado del mundo, que debería de usar su influencia para promover las reformas que se necesitan.

"Usted tiene que hacer más", le dijo Thomas.

"Seguramente pude haber hecho más", respondió Buffett.

Criticas a calificadoras

La comisión ha realizado varias audiencias con altos ejecutivos de la industria financiera, que han incluido al presidente ejecutivo de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, y al ex presidente de Bear Stearns Cos, James Cayne.

Phil Angelides, que preside la comisión, abrió la audiencia criticando a Moody's por otorgar miles de altas calificaciones a instrumentos financieros de riesgo.

"Para ser franco el panorama no es bueno", dijo Angelides.

El legislador calificó a Moody's como "una fábrica de AAA" que se expandió rápidamente a los instrumentos de deuda estructurados, lo que permitió que el precio de las acciones de la agencia se multiplicara por seis entre el 2000 y el 2007.

"A los inversionistas que confiaron en las calificaciones de Moody's no les fue tan bien", añadió.

Presiones

Algunos ex ejecutivos de Moody's dijeron ante la comisión que se sintieron intimidados por sus jefes para otorgar calificaciones prometedoras para conseguir nuevos negocios.

" Estaba muy claro que mi futuro en la empresa y mi sueldo se basarían en la cuota de mercado", dijo Eric Kolchinsky, un "soplón" que una vez dirigió la unidad que calificaba las obligaciones de deuda colateralizada con hipotecas de alto riesgo.

En respuestas preparadas para la comisión, el ex vicepresidente de Moody's, Mark Froeba, dijo que la intimidación de la gerencia creó "una población de analistas dóciles y temerosos de molestar a los banqueros de inversión".

Gary Witt, un ex director gerente de Moody's, expresó su preocupación porque antes de la crisis Moody's carecía de los recursos necesarios para asegurar que sus calificaciones eran correctas.