Las favorables condiciones del país, así como las necesidades cada vez mayores de capital en un mercado del crédito al consumo que aún tiene poca penetración en México, es lo que ha llevado a la sofom Crédito Real a buscar colocar parte de sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), solicitud que ya fue hecha a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y que espera que se concrete en breve.

Con un capital de 1,800 millones de pesos, 6,000 millones en cartera, 500,000 clientes en sus tres líneas de negocio –crédito al consumo, de nómina, y microcréditos- y un crecimiento de 30% anual, esta entidad financiera cree que en los próximos años seguirá con el mismo ritmo, por lo que los requerimientos de capital cada vez son más grandes. La empresa está muy bien posicionada para tomar ventaja de todo lo bueno que pueda venir para el país , dice Ángel Romanos Berrondo, director general.

Entrevistado por El Economista, explica que Crédito Real –que está a punto de cumplir 20 años de operaciones en el mercado- empezó a emitir deuda local en 1995 e internacional en el 2010. En este lapso -dice-, hemos hecho más de 80 emisiones y tenemos líneas con 12 bancos tanto nacionales como extranjeros. Y de ahí hemos fondeado todo nuestro crecimiento .

Explica que el mercado en el que participa Crédito Real sigue con muy poca penetración en el país. Como ejemplo, menciona que el descuento vía nómina en empleados del gobierno es de cerca de 16%, cuando en Brasil la cifra alcanza casi 80 por ciento. Asimismo, mientras en México el consumo de bienes duraderos a crédito en las cadenas de autoservicio es de 5-10%, en Centro y Sudamérica es entre 60 y 70 por ciento.

Por todas estas oportunidades, la conjetura del país, creemos que es una buena oportunidad para Crédito Real, el acceder al mercado de la Bolsa en México. La incertidumbre (global) quizás no se ha acabado, pero los mercados están mucho más estables y sentimos que es una buena oportunidad. Muestra de ello es la colocación de Santander, al que le fue muy bien , expresa.

Ángel Romanos aclara que la firma que dirige aún no define qué proporción de acciones colocará en la BMV, pero adelanta que se tiene pensado colocar 50% en el extranjero y 50% en México. Los colocadores en el exterior serán Deutsche Bank y Barclays, y aquí, Ixe-Banorte.

El directivo precisa que en el caso del financiamiento vía nómina, Crédito Real trabaja de la mano con otras 33 empresas de este tipo pero puntualiza que ha adquirido 49% de las tres más grandes que son: Condinero, Crédito Maestro y Credifiel. Ello le da posibilidad de operar en todo el país en este rubro.

En cuanto a los microcréditos, opera con 95 sucursales propias en centro, sur y sureste de la República.

Aún así, Romanos Berrondo considera que todavía hay mucho potencial en estos sectores, por lo que no descarta adquirir otras empresas dedicadas a estos tipos de financiamiento. Lo que sí descarta rotundamente es que Crédito Real vaya a convertirse en banco, pues -dice- no es necesario.

El día de hoy, no estamos buscando convertirnos en banco. No vemos ni la necesidad ni el beneficio. A nosotros nos gusta la parte de prestar. No hemos pensado en la de captar todavía , puntualiza.