Barclays Capital redujo el martes su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana este año a 5.0% desde 5.5% previo, ante la debilidad de la recuperación del consumo privado.

La demanda interna en México repuntó en el tercer trimestre del año pasado, pero fue reduciendo su velocidad en los siguientes periodos hasta contraerse nuevamente un 0.14% en el primer trimestre del 2010.

" Desde el cuarto trimestre de 2009 hemos visto un estancamiento en la recuperación del consumo privado (...) que habla de una composición menos sólida de la recuperación", dijo Jimena Zúñiga, economista de Barclays Capital, en conferencia telefónica.

El consumo interno en México se mantiene débil, presionado por un alto nivel de desempleo y por la baja confianza de los consumidores locales para adquirir nuevos productos.

No obstante, México está saliendo de su peor recesión desde la década de 1930 gracias a sus exportaciones a Estados Unidos, frente a un mercado interno que se repone lentamente de la ola de despidos y cierre de empresas que provocó la crisis del año pasado.

La economía se expandió un 4.3% en el primer trimestre a tasa anual, pero se contrajo frente al trimestre anterior.

Barclays dijo que prevé una recuperación más amplia en los próximos trimestres de la mano de una gradual mejora del mercado laboral.

La tasa de desempleo de México bajó a un 5.13% en mayo, comparado con el 5.42% del mes previo.

Para el 2011 Barclays espera un crecimiento económico de 3.6%, frente al rango estimado por Banco de México de entre 3.2 y 4.2 por ciento.

En tanto, sobre el tipo de cambio, el banco estima que en el mediano plazo el espacio para una apreciación del peso se ha reducido.

La firma bajó su pronóstico para el tipo de cambio en el tercer trimestre a 12.00 pesos por dólar desde los 11.80 que estimó para el periodo anterior.

Asimismo, estimó que pasado el tercer trimestre, el peso mexicano iniciaría una suave depreciación y mostraría un desempeño inferior que el de otras monedas de Latinoamérica.

apr