La junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) resolvió utilizar 107,507 millones de pesos provenientes de los resultados del ejercicio 2011 para reconstituir la reserva de revaluación de activos.

Por lo anterior, no se originó remanente de operación que tuviera que ser distribuido al gobierno federal, según se explica en el balance general del banco central al 31 de diciembre del 2011.

En un ejercicio de transparencia, Banxico difundió por primera vez en redes sociales el estado financiero auditado del instituto, en el cual se explica por qué no reportó un remanente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) como en años anteriores cuando hay utilidades en el balance.

En el dictamen de los auditores externos se menciona que la decisión de la reconstitución de la reserva no fue acordada con la Secretaría de Hacienda.

En los dos años anteriores, el remanente de operación fue negativo. En el 2008 entregó al gobierno 95,000 millones de pesos que se utilizaron justo para compensar la caída de ingresos petroleros en el 2009.

En el 2007 el resultado fue de cero, precisa el documento.

PASA EXAMEN

Banxico argumenta que puede llevar a cabo este movimiento con base en lo que establece el artículo 46 fracción XV de la Ley del Banco de México, el cual indica que entre las facultades de la Junta de Gobierno está resolver sobre la constitución de las reservas al que se refiere el artículo 53, que puntualiza que el banco central deberá, siempre que sea posible, preservar el valor real de la suma de su capital más sus reservas e incrementar dicho valor conforme aumente el Producto Interno Bruto en términos reales.

Asimismo, detalla que el Banco de México no sólo podrá constituir reservas en adición a lo que dispone este artículo (53), cuando resulten de la revaluación de activos o así lo acuerde con la Secretaría de Hacienda.

También justifica su decisión en el artículo 55, en el que se indica que, dado que es una institución sin propósito de lucro, deberá entregar al gobierno el remanente de operación una vez constituidas las reservas provenientes de la revaluación de activos.

Dicha entrega se efectuará a más tardar en el mes de abril.

En opinión del auditor externo, los estados financieros presentan razonablemente en todos los aspectos la situación financiera del Banco de México y los resultados de sus operaciones.

El examen fue realizado de acuerdo con las normas de auditoría generalmente aceptadas en México.